AMOR Y TRABAJO: LOS FRUTOS QUE COSECHA UN FORMADOR AFECTIVO (Relato # 20)

Está claro que el Sistema Educativo actual educa para el empleo y no Forma para la Vida.

Formar para la Vida significa prepararse para asumir los dos máximos retos de la existencia. La construcción de una Tribu Familiar, y el descubrimiento y cultivo de un Talento que provea los Recursos Materiales necesarios para sostener dignamente a esa Tribu Familiar.

Amor y Trabajo son los dos frutos que se cosechan cuando uno se Forma para la Vida.

Si uno se Forma para la Vida, comprehende que su Pareja y sus Hijos son una mina afectiva de incalculable valor. La Tribu Familiar es la mayor fuente de Amor. Al que tiene y cultiva una Tribu Familiar nunca le faltará Amor.

Esto lo digo porque lo estoy viviendo, sintiendo y disfrutando. Luz Adriana, Orianna y Dante, satisfacen con creces mi necesidad vital de Amor. Me alimentan todos los días de mi vida.

Un dia descubri que la Formación Afectiva era mi talento, mi misión, mi vocación. Desde entonces me dedique a cultivarlo. Gracias a esto he podido experimentar una Verdad: el Talento es la mayor fuente de trabajo, al talentoso nunca le falta trabajo, siempre tiene algo que hacer. De hecho, más que trabajo lo que le hace falta es tiempo. De modo que, quien cultiva con ahinco su Talento, desarrolla las habilidades y adquiere los conocimientos que inevitablemente le permitirán cosechar los Recursos Materiales con los cuales sostenerse a si mismo y a su Tribu Familiar.

Amor y Trabajo significan Bien-Estar. Significan Salud, Felicidad y Dignidad, como bien lo señala José Antonio en el “aprendizaje de la sabiduría”.

No es casual que las dos principales causas de suicidio en Colombia, y quizás en el mundo, sean los problemas amorosos y los problemas económicos; es decir, la carencia afectiva y la carencia económica. La falta de Amor y la falta de Trabajo. Estas carencias que pueden llevar al suicidio, son los dos mayores problemas existenciales de la adultez.

No está de más ser reiterativo: el Sistema Educativo actual no nos Forma para el Amor, es decir para construir una Tribu Familiar. Ni mucho menos nos Forma para descubrir y desarrollar nuestro Talento y con ello nunca nos falte el Trabajo.

Tomar conciencia de que el Sistema Educativo padece un inmenso “vacio formativo”[1], implica empezar a actuar como Ciudadanos y no como súbditos. Esto significa que los jóvenes y adultos de esta generación, bajo la guía de nuestros sabios mayores, debemos ser proactivos para llenar ese vacio y no quedarnos sentados esperando que el gobierno y su ministerio de educación encuentren una solución.

Llenar el Vacío Formativo del Sistema Educativo no es un asunto solo de “profesionales y expertos”, es un asunto de Ciudadanos. Ante todo una cuestión de ciudadanos conscientes de que la Formación empieza por casa, es decir, por nosotros mismos. No podemos llegar al Sistema Educativo pretendiendo Formar para la Vida, cuando nosotros no nos hemos formado y nuestra Vida misma tiene que ser el reflejo de ello. En otras palabras, para quien Forma, Teoría y Practica tienen que ir de la mano.

El Vacio Formativo del Sistema Educativo va desde el nivel pre-escolar hasta el nivel superior. Ni en la escuela, ni en la universidad nos forman para el Amor ni para el Talento. Por eso es necesario darle vida a otro tipo de instituciones que cumplan con esa necesaria labor social.

Esta es la razón por la que Luz Adriana y yo hemos creado la Comunidad Formativa El Taller. Comprehendimos que la Formación, y más específicamente la Formación Afectiva es la que nos prepara para construir una Tribu Familiar. Para aprehender a Amar y dejarse Amar. También descubrimos que la Formación Afectiva es un tipo de Talento Psicológico que requiere cultivar y desarrollar Habilidades Afectivas Intrapersonales, Interpersonales y Sociogrupales. Estas habilidades constantemente ejercitadas se convierten en una inagotable fuente de Trabajo, por lo tanto, en fuente de Recursos Afectivos (Vínculos), Intelectuales (Conocimientos sobre la Vida) y Materiales (dinero para satisfacer tranquilamente las necesidades biológicas, psicológicas y socioculturales que tenemos todos los seres humanos.

En un país como Colombia ingresar a una “buena” universidad es un privilegio. Solo estudia quien tiene con que pagar. Por eso, aunque se diga que la educación es un derecho, en este país no es tal, es un lujo. Por fortuna, la Formación no tiene esa lógica, mucho menos la Formación Afectiva.

Si definitivamente lo tuyo es ayudar a las personas, orientarlas, guiarlas, formarlas, prepararlas para Vida, entonces la Formación Afectiva es un Oficio que puede ser para ti. En la Comunidad Formativa El Taller el filtro para ingresar no es tu capacidad de pago, sino tu Voluntad, tu calidad humana, tu nivel de Desarrollo Afectivo, tu deseo de cooperar, de actuar como un Ciudadano que quiere aportar en la transformación y evolución de nuestra sociedad.

El primer paso  que debes dar entonces para cultivar tu Talento como Formador Afectivo es asistir a nuestros Encuentros Afectivos. Conocernos, compartirnos, sentar las bases de un nuevo Vinculo Afectivo con quien adentrarse en la exploración del Mundo Afectivo.

Si eres constante en los Encuentros Afectivos, nos permites conocerte y te permites conocernos, el segundo paso será la Escuela-Taller de Formadores Afectivos. Aquí recibirás las enseñanzas nocionales, proposicionales, conceptuales, categoriales, formales y sistémicas que te ayudaran a comprehender el Mundo Afectivo humano.

De la mano de la Teoría viene la Práctica. De modo que mientras te vas formando podrás ir trabajando con nosotros en los proyectos de la Comunidad: los Encuentros Afectivos, la Formación Afectiva en el Sistema Educativo (jardines, colegios, institutos y universidades), y en el Sistema Productivo (pequeñas, medianas y grandes empresas).

Con formación y practica, podrás dar el tercer paso, esto es, ingresar de lleno a nuestra Comunidad Formativa. Ser y vivir como un Formador Afectivo que además de enseñar sobre el Mundo Afectivo, ayuda a Formar a futuros Formadores Afectivos.

Amor y Trabajo, esto cosecharas si te haces Formador Afectivo.

Sabemos porque te lo decimos.

Luz Adriana y Andrés

Formadores Afectivos

Comunidad Formativa El Taller


[1] Nos hicimos conscientes de esto gracias a nuestro intercambio epistolar con nuestro tutor y maestro Miguel De Zubiría. Tesis que desarrolla en extenso en su libro “Formar, no solo educar”.

Categorías: Uncategorized | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: