Publicaciones etiquetadas con: Amor

 
 

¿POR QUÉ SE ACABA EL AMOR?

 EVOLUCION DEL AMOR

 

El Amor… el Amor

Ese noble afecto que alimenta y engrandece tanto a quien lo recibe, como a quien lo brinda.

El Amor, esa energía creadora que nos anima a construir.

El Amor, esa fuerza movilizadora que nos da el coraje para perseverar.

El Amor, esa práctica que nos da la valentía para luchar por lo que queremos, por lo que creemos, por lo que podemos, por lo que nos apasiona, por lo que le da sentido a nuestra existencia.

El Amor, ese impulso motivador que nos lleva a Hacer para Ser.

El Amor, ese afecto que evolucionado, nos permite trabajar por nosotros mismos, por los nuestros, por los otros y por la humanidad.

Parece inconcebible que un afecto tan grandioso se pueda acabar ¿verdad? Lo cierto es que cuando no estamos conscientes, atentos, trabajando permanentemente para que el amor evolucione; de repente nos hallamos desconcertados preguntándonos:

¿Qué pasó? ¿No entiendo por qué se acabó el amor, si al comienzo todo era tan bonito? ¿Por qué cambió tanto de un momento a otro? ¿En qué momento se acabó el amor? ¿En qué momento todo acabó?

¿Tú qué crees, por qué se acaba el amor? Esta pregunta puede tener tantas respuestas como modos de pensar existen.

Vamos a compartir contigo una de las tantas posibles respuestas a esta crucial pregunta. Para esto, tendremos en cuenta lo que hemos aprehendido en el ejercicio de estudiar, enseñar y practicar la Formación Afectiva en nuestra propia vida como pareja, padres y constructores en el día a día, de una Obra Vital (una tribu familiar), una Obra Conceptual (un Sistema de Formación Humana), una Obra Social (una Comunidad Formativa).

Sigamos adelante entonces…

Desde la Formación Afectiva se trata de lo siguiente: <<Cuando el Amor no evoluciona, se extingue>> permítenos explicarte en qué consiste esta afirmación.

mariposas enamoradasEl Amor al igual que todos los Afectos, nace como Emoción. Esto quiere decir que inicia siendo muy intenso y es el resultado de una fuerte activación bioquímica. Es pura biología en acción. Es una fiesta de neurotransmisores como la dopamina y norepinefrina, que estimulan la producción de hormonas como la testosterona. Razón por la cual, experimentamos los efectos del llamado amor romántico en el vínculo de pareja. Con síntomas como atención sostenida en el objeto del deseo, pensamiento intrusivo, incremento del deseo sexual, taquicardia, pérdida del apetito, etc.

En el vínculo con nuestros hijos, también experimentamos el Amor como Emoción. Cuando están recién nacidos, en nuestros organismos se activa la producción de hormonas como la oxitocina (predominante en la mujer)  y la vasopresina (predominante en el hombre). La activación de estas hormonas hace que sintamos un intenso apego por nuestros hijos, sobre todo en sus primeros años de vida.

Antes de continuar hagamos un paréntesis; si bien es cierto, también existe el amor hacia los amigos, los familiares, la naturaleza, el trabajo etc. Aprovecharemos esta oportunidad para hacer referencia a dos de los más significativos: el Amor de pareja y el Amor hacia nuestros hijos.

Continuemos…

El Amor Emocional, lamentablemente tiene fecha de caducidad. En el vínculo de pareja -según probadasAMOR EMOCIONAL investigaciones-[1] caduca aproximadamente luego de 18 a 24 meses. Puede ser un poco antes, un poco después, dependiendo de las particularidades y dinámicas propias del vínculo.

En el vínculo con nuestros hijos, la naturaleza nos ayuda a experimentar ese intenso apego durante los 4 primeros años aproximadamente. Después, todo dependerá igualmente de las particularidades del vínculo.

El Amor como Emoción en la pareja, es un Amor biológico. Es un Amor donde el instinto se impone, mediado por el deseo de experimentar placer. Es un Amor que no piensa en sí mismo, ni en el otro. Es un Amor obnubilado por los efectos de la bioquímica. Es un Amor ciego y cuando ve, tan sólo ve lo que quiere ver. Es un Amor de esos que mata si no evoluciona.

Cuando pasa el efecto de la bioquímica se impone nuestra naturaleza egoísta o altruista con más fuerza (depende del grado de Evolución Afectiva que tengamos). En el primer caso, es en esta etapa donde muchas parejas se separan o dejan de prestarle atención a la relación, para ir en busca de una nueva aventura.

El Amor emocional es un Amor egoísta incluso consigo mismo. Al no experimentar la intensidad propia del efecto bioquímico,  pierde el interés por el otro. Es ahí cuando decide terminar la relación sin pensar en nada más, o en su defecto, continúa en la relación motivado por creencias egoístas, tales como:

“sé que esto no va para ninguna parte, ni me interesa, pero por ahora no quiero estar solo(a)”

“esta relación no me importa, pero creo que me puedo aprovechar de lo que me ofrece”

“siempre es bueno tener un arrocito en bajo, por si algo me falla por fuera”

“yo nací para vivir la vida, no tengo por qué condenarme a estar con una sola persona” bla, bla, bla…

Bajo esta lógica se actúa de forma egoísta con el otro y sobre todo consigo mismo,  pues se eliminan las posibilidades de construir, de llevar una vida creadora y se firma una condena para tener como compañía permanente a la soledad y la depresión.

Asimismo,  muchos padres abandonan o descuidan por completo el cuidado de sus hijos. Se derrocha la oportunidad que la vida nos ofrece de mejorar para formar a nuestros hijos. La crianza sencillamente pierde importancia, se le presta poca o ninguna atención a este oficio, razón por la que el vínculo madre-padre e hijos se deteriora y éstos, terminan creciendo con profundas Carencias Afectivas.

En el segundo caso, cuando se impone la benevolencia; lo que ocurre es que somos capaces de pensar por lo menos en nosotros mismos, en lo que realmente queremos, en lo que realmente nos conviene. Si esto ocurre, el Amor evoluciona a su etapa Sentimental.

AMOR SENTIMENTALEl Amor como Sentimiento es un Amor que piensa en sí mismo. Aunque aún no está preparado para aportarle al otro, se permite pensar por lo menos en su propio Bien-Estar. En el Amor sentimental  el  <Yo> cobra vida. Luego de estar en las nubes dopados, aterrizamos a la realidad para encontrarnos con nosotros mismos.

Si somos diestros practicando la Habilidad Afectiva del Autoconocimiento, podremos evaluar con precisión qué queremos, qué nos gusta y qué no,  qué tan conveniente puede ser continuar con la relación, qué nos puede aportar el otro, qué posibilidades hay de construir. Este se constituye en el primer paso para que sea posible aportarle al otro. Es decir, si no somos capaces de apreciarnos a nosotros mismos y pensar en nuestro Bien-Estar, nos será imposible llegar a pensar genuinamente en el Bien-Estar del otro.

Pero este es tan sólo un primer paso, si el Amor Sentimental no evoluciona, nos quedaremos estancados enEL AUTOCONOCIMIENTO la egolatría. Para que el Amor como Sentimiento evolucione es necesario contar con una genuina intención y Voluntad de mejorarnos a nosotros mismos, para aportarle al otro.

En el caso de la crianza, esta etapa del Amor Sentimental también nos enfrenta a nosotros mismos. Es el momento de aprovechar la oportunidad que tenemos en frente, para hacer un ejercicio de introspección, de Autoconocimiento. Así podremos evaluarnos y saber con certeza que transformaciones debemos Hacer para Ser los guías y formadores que necesitan nuestros hijos.

El Amor Sentimental, es un Amor de transición entre lo netamente Biológico y Emocional a un Amor Actitudinal y Psicológico. Si logramos ver que hay después de nuestros propios intereses, podremos ver al otro, tener en cuenta las necesidades del otro. Si esto ocurre el Amor evolucionará a su etapa Actitudinal.

AMOR ACTITUDINALEl Amor como Actitud es un Amor Psicológico. Es un Amor que  trabaja, se esfuerza, cuenta con Voluntad  e invierte energía psicológica para permitirse Aprehender a Amar y dejarse Amar.

Es un Amor capaz de pensar en sí mismo y en el otro. Es un Amor que se conoce a sí mismo y se ocupa de conocer al otro. Es un Amor que se valora así mismo y valora al otro. Es un Amor que se cuida a sí mismo y cuida al otro. Es un Amor que se evalúa a sí mismo y evalúa al otro. Es un Amor  que se comprehende a sí mismo y comprehende al otro.

El Amor Actitudinal es un Amor  Empático y Asertivo. Es un Amor capaz de sentir el sentir del otro yAMOR ACTITUDINAL2 por ende, incapaz de hacerle daño al otro. Es un Amor que se sabe comunicar con el otro y por ende, sabe encontrar la idea adecuada, la palabra adecuada y el momento adecuado para comunicarle su sentir al otro.

Es un Amor donde mi Yo tiene un . Es un Amor donde siempre estamos y contamos Tú y Yo. Es un Amor donde Tú y Yo construimos un Nosotros. Es un Amor donde Tú y Yo creamos una Unidad en Común, que nos permita satisfacer nuestra necesidad de Comunidad.[2]

El Amor como Actitud es un Amor que sabe dar y recibir. Es un Amor generoso a la hora de satisfacer recíprocamente las necesidades de Atención y Compañía Permanente. Es un Amor sosegado, confiado, seguro, fiel, leal, comprometido.

Ahora bien, en este punto es necesario tener en cuenta que en no pocas ocasiones, se carece o se tiene poca pericia en lo que respecta al desarrollo de  Habilidades Afectivas Interpersonales como el Conocimiento Interpersonal y la Valoración Interpersonal. Estas Habilidades nos permiten leer la intención del otro, saber cuál es su grado de Evolución Afectiva, evaluar al otro objetivamente a partir de hechos, para saber que tan probable es que nos pueda hacer daño, en suma, para saber qué tan egoísta es.

PARASITISMO HUMANOAl fallar nuestra  Lectura Afectiva del otro, hacemos elecciones erradas y corremos el peligroso riesgo de involucrarnos con un Parásito Afectivo. Lo que ocurre en este tipo de vínculo es que alguno de los miembros se dedica a dar y el otro a parasitar.

Pero bueno, cuando el encuentro es afortunado, la elección acertada y se logra con mucho trabajo conjunto hacer que el Amor evolucione a su etapa Actitudinal, es decir, que pase de ser Biológico a ser Psicológico; o mejor dicho, de ser instintivo y egoísta, a ser Empático y Asertivo. Cuando esto ocurre, el Amor estará lo suficientemente evolucionado para iniciar su camino hacia una siguiente evolución: el Amor como Valor.

El Amor en su estado Valorativo es un Amor Sociocultural. Es un Amor en el que participan un , unAMOR VALORATIVO MANOS APOYO Yo, un Nosotros y unos entornos socioculturales, esto es, una Familia, una Comunidad, una Sociedad, una Cultura. Es un Amor caracterizado por su capacidad para Comprometerse y Cooperar. Es un Amor que cuenta con motivación intrínseca para Construir, para trabajar en equipo. Es un Amor Creador.

TRIBU FAMILIAR

El Amor como Valor es un Amor capaz de Crear la mayor Obra Vital que un ser humano puede concebir: una sana y funcional Familia o mejor aún, una sana y funcional Tribu Familiar. Es un Amor encausado con la vida y sus vínculos. Es un Amor genuinamente interesado por su entorno familiar, comunitario y social, cultural. Es un Amor Coherente que trabaja con dedicación y asiduidad, para aportarle al mejoramiento, al avance, a la evolución de sus entornos.

El Amor Valorativo es un Amor despojado de egoísmos. Es un Amor fusionado, sólido, garantizado. Es un Amor que se dedica a Hacer para Ser. Es un Amor equilibrado, responsable, solidario. Es un Amor listo y dispuesto para evolucionar a la cúspide; al Amor como Principio.

El Amor como Principio es un  Amor Trascendental. Es un Amor que trasciende el , el Yo, el Nosotros, la Familia, la Comunidad, la Sociedad, la Cultura y se interesa por la Humanidad.

El Amor como Principio es un  Amor cuyas creencias y prácticas favorecen el Bien-Estar y laAMOR COMO PRINCIPIO PERSONAS PAZ Evolución de la Humanidad. Es un Amor que está por encima del “bien” y del “mal.” Es un Amor diáfano, justo, equitativo. Es un Amor correcto sin importar las circunstancias a las que se enfrente. Es un Amor cargado de Significado. Es un Amor pletórico de Sentido.

En conclusión, el Amor se puede experimentar como Emoción, como Sentimiento, como Actitud, como Valor, como Principio.

El Amor Emocional es Biológico; instintivo, egoísta.

El Amor Sentimental piensa en sí mismo y posibilita la transición del Amor  Emocional al Amor Actitudinal.

El Amor Actitudinal es Psicológico; trabaja para ser Empático y Asertivo.

El Amor Valorativo es Sociocultural; trabaja para contribuir con la transformación y el avance de sus entornos.

El Amor como Principio es Trascendental; trabaja para contribuir con el avance de la humanidad.

Si el Amor no cuenta con Habilidades Afectivas  que le permitan evolucionar mediante prácticas como: conocerse a sí mismo, conocer al otro, valorarse a sí mismo, valorar al otro, interactuar consigo mismo adecuadamente, interactuar con el otro adecuadamente, administrarse y gobernarse a sí mismo para dominar el instinto egoísta. Así como, conocer, valorar e interactuar adecuadamente con los diferentes grupos sociales…

Si lo anterior no ocurre, sencillamente el preciado Amor no evolucionará, y si el Amor no evoluciona estará condenado a extinguirse.

Y ahora,  ¿Qué piensas? ¿Por qué se acaba el Amor?  ¿Te parece convincente esta respuesta?

Si la respuesta  a esta última pregunta es afirmativa y te interesa profundizar en este tema y en otros tantos temas relacionados con el Mundo Afectivo. Y si adicionalmente, te interesa aprehender Habilidades Afectivas que te permitan construir tu Bien- Estar Afectivo y contribuir con el Bien-Estar de tu entorno…

Queremos contarte que la Comunidad Formativa El Taller cuenta con un espacio denominado <<ENCUENTROS AFECTIVOS>>.  Los realizamos todos los sábados en la Biblioteca Virgilio Barco a las 2:00pm. La entrada es libre y el Aporte es acorde a tu capacidad, a tu sentido de justicia y gratitud. ¡¡Anímate a encontrarte contigo y con los otros!!

Fue muy satisfactorio haber contado con tu atención mientras hacías esta lectura.  Esperamos verte pronto en los Encuentros Afectivos.


[1] Helen Fisher “Por qué amamos” Naturaleza y bioquímica del amor romántico.

[2] Aunque tener un Sentido de Comunidad es una Necesidad Afectiva de orden biológico, ésta sólo se satisface si el Amor logra evolucionar a su etapa Actitudinal.

Categorías: AMOR, CRIANZA FORMATIVA, ENCUENTROS AFECTIVOS, Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios
 
 

NACI COMO EDUARDO ANDRÉS GRANADA BECERRA Y MORIRÉ COMO ANDRÉS PAZ PAREJA (Relato # 17)

EL ABC DE LA FELICIDADEl 7 de agosto de 2012 me encontraba en una jornada de lectura en la montaña. No estaba solo sino en compañía de mi mismo, sumergido en la exploración de un libro que me ha resultado muy revelador, pero sobre todo inspirador porque me ha adentrado en el mundo de la filosofía Aristotélica, Budista y Confuciana. Al terminar de leer el capitulo 15 de ese libro que trataba sobre los “extremos terroristas”, comprehendi que uno puede nacer tres veces en la vida.

El primero es el nacimiento biológico. El mio fue el 16 de septiembre de 1980. Vi por primera vez la luz de este mundo en una pequeña ciudad colombiana llamada Pereira. Nací en una casa y según la historia que me han contado, fui recibido por mi tía Chila. A mi parecer, la más bondadosa de las mujeres de la Tribu Familiar Becerra Escobar, o por lo menos de la que tengo los mas gratos recuerdos; aunque tampoco me olvido de mi otra tía: Ofelia, quien en varias ocasiones me brindó una calida acogida en su finca, una agradable tierra a las afueras de Pereira, que yo solia visitar en mis salidas de fin de semana del internado de la Escuela de Trabajo la Linda en Manizales.

Escuela de Trabajo la Linda / Manizales

La Tía Cecilia alias Chila.

El 1ro de junio de 1993 emprendí mi viaje hacia el nacimiento psicológico. Esta vez no fueron nueve meses de gestación, tardé casi 13 años caminando hacia mi Luz. En efecto, el 28 de enero de 2006 encontré a la mujer que se convirtió en mi mayor fuente de Amor.

Hoy, cuando me estoy acercando a los 33 años, comprehendo que me fui de casa a los 12 años porque tenia hambre de Amor, y también comprehendo que 13 años después tuve la fortuna de encontrar lo que Sali a cazar: el Amor de una Tribu Familiar, mi Neofamilia: el inmenso Amor de Luz Adriana (mi pareja) de Dante y Orianna (mis hijos). Fundar una familia, ese es el nacimiento psicológico.

Con nuestro tutor y maestro Miguel De Zubiria

Con nuestro tutor y maestro Miguel De Zubiria

Justo en este instante recuerdo nítidamente algo que aprehendi de nuestro tutor Miguel De Zubiria: “Formar una familia constituye la mayor, mas sofisticada y delicada tarea que enfrentan un hombre y una mujer en su vida.”

Cuanta razón tienes Miguel. Es la mas sofisticada y delicada tarea de la existencia y como toda tarea, necesita aprehenderse. Paradojicamente, vivimos en una sociedad cuyo sistema educativo no nos prepara para esta tarea de formar una familia, de elegir una pareja, de profundizar el vinculo, de desconflictuarlo, en pocas palabras, de amar y dejarse amar.

Luz Adriana y Andrés

Cuando llegué a Luz Adriana yo no sabía amar, ni mucho menos dejarme amar. No tenia siquiera una mediana noción de lo que esto realmente significa. Por eso es que mi unión a ella representa mi nacimiento psicológico, por eso es que nuestra relación tuvo las complicaciones que tuvo después de transitada la etapa de los gozosos, inevitablemente llegaron los dolorosos, salió a flote toda esa carencia afectiva que cargaba en mis hombros. Ambos fuimos victimas de la fuerza de esos instintos y genes que me fueron legados, por eso hubo traición, engaños, infidelidades, mentiras de mi parte, por eso estuve a punto de engrosar las filas de los padres irresponsables, por eso estuve a punto de ser un esclavo eterno de mi pipí.

La Tribu Familiar Tirado Paz

La Tribu Familiar Velandia Tirado

¿Qué me salvo? Tengo perfectamente claro que fueron dos cosas. En primer lugar, el Sentido de Comunidad que me brindaron Luz Adriana y su Tribu Familiar. Y en segundo lugar, la Estructura proporcionada por la Formación Afectiva. Ambas cosas se empezaron a configurar en el año 2008. Este hermoso año la vida me hizo dos preciosos regalos: en mayo quedamos embarazados de Orianna y en septiembre llegó a mi existencia la Formación Afectiva, gracias a un diplomado sobre “inteligencia emocional” que tomé en la Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Sin saberlo todavía, con ese diplomado se empezaba a gestar lo que sería mi nacimiento sociocultural; 4 años después.

Un nacimiento biológico es posible gracias a la unión entre una hembra y un macho. Un nacimiento psicológico es posible gracias a la unión entre una mujer y un  hombre que deciden formar una familia y construir una Tribu Familiar alimentada de genuino Amor. Y un nacimiento sociocultural es posible gracias a la unión de una profunda experiencia vital y una reveladora experiencia conceptual.

Siento que la experiencia vital es el terreno y la experiencia conceptual son las semillas que depositamos en ese terreno, de modo que bien cultivadas y pacientemente trabajadas, terreno y semillas se fusionan para dar sus frutos, en esta oportunidad, un nacimiento sociocultural; una Vocación, un Oficio. En mi caso, el Oficio de la Formación Afectiva. Según esto, nací, he vivido lo que he vivido y he aprehendido lo que he aprehendido para SER un Formador Afectivo.

El tema central de mi experiencia vital es la familia. Lo que soy está definitivamente marcado por mis circunstancias familiares. Es en este territorio de mi Mundo Afectivo donde están presentes con mayor claridad el caos y la armonía. Hasta mis 25 años, momento en que me encuentro con Luz Adriana, mi vida familiar fue caotica y a partir de este providencial cruce de caminos, mi vida Neofamiliar me ha permitido experimentar la armonía. Por eso soy lo que soy: un Formador Afectivo, porque la Vida me puso a experimentar las dos caras de la moneda; cuando eso sucede y uno se da cuenta, es porque ha descubierto la misión de su vida, el propósito de su existencia.

Mi Familia de Origen

Mi Familia de Origen

Al nacer, mis padres biológicos (Ines y Eduardo) me bautizaron como Eduardo Andrés Granada Becerra. En el internado y en la universidad me conocieron como Eduardo, y el martes 7 de agosto de 2012, –después de terminar la lectura del capitulo 15 del libro de Lou Marinoff, donde habla sobre los extremos terroristas y en el que señala como los colombianos hemos padecido una dolorosa experiencia con terroristas tanto de la izquierda política (“guerrilleros”) como de la derecha política (“paramilitares”) dedicados por igual al secuestros, la extorsion, el asesinato  el narcotráfico-, descubrí mi nuevo nombre: en adelante me llamaría Andrés Paz Pareja.

¿Por qué Andrés Paz Pareja?

Porque desde el prisma de la Formación Afectiva, el caos y la violencia social tienen el mismo origen que la armonía y el orden social: la familia, y la primera célula de la familia es la pareja. Donde hay una pareja sana, habrá una familia sana; y donde hay una familia sana habrá una sociedad sana. Esto es justamente lo que hemos aprehendido Luz Adriana y yo.

De modo que la paz empieza en la relación de pareja. Lo cual me permite concluir que el problema social de nuestro país es un problema que tiene su raíz en las relaciones de pareja y si esto es así, entonces, para transformar nuestra sociedad primero tenemos que transformar nuestra vida de pareja y esto significa vivir y convivir en paz con nuestra pareja.

Como cosa curiosa, días después de tomar conciencia de mi nueva identidad, perdí mi cédula.  Pero mas curioso aun es que haya sido durante una sesión de Orientación Afectiva en los relajantes prados del parque Simón Bolívar. Aquel día estaba trabajando con una pareja de padres separados que habían dejado sus diferencias a un lado porque su hijo adolescente había caído en una profunda depresión.

Esta es la hora que no he hecho el tramite de recuperación de mi cédula  de manera que aprovecharé para llevar a cabo el cambio oficial de identidad, para de esta forma poder simbolizar con un acto concreto la metamorfosis que ha operado en mi y con ello poder morir formalmente como Andrés Paz Pareja.

De esta forma entonces ejerzo soberanía sobre mi mismo. No solamente he elegido una nueva personalidad (personalidad formativa), sino también una nueva identidad (Formador Afectivo) y por lo tanto un nuevo nombre (Andrés Paz Pareja).

De esta manera compruebo en carne propia que uno si puede nacer tres veces en la vida:

Mi nacimiento biológico fue el 16 de septiembre de 1980

Mi nacimiento psicológico fue el 28 de enero de 2006

Mi nacimiento sociocultural fue el 7 de agosto de 2012

Tres seres en uno. Un ser biológico alimentado con comida orgánica. Un ser psicológico alimentado con comida afectiva (principalmente Amor) y un ser sociocultural alimentado del servicio a los demás. Amor y Trabajo. Nada mas se necesita para bien vivir.

Nota final

Si llegaste hasta el final de este relato, aprovecho para hacerte una invitación. Todos los sábados a las 2pm en la Biblioteca Virgilio Barco estamos llevando a cabo nuestros ENCUENTROS AFECTIVOS. Este es el espacio que hemos creado con mi esposa Luz Adriana para construir Comunidad, crear nuevos vínculos, aprehender sobre el Mundo Afectivo en especial sobre las Habilidades Afectivas que nos pueden ayudar a tener una mejor relación con nosotros mismos y con los demás. Reflexionaremos, jugaremos, alimentaremos nuestros cuerpos, nuestras mentes y nuestras conciencias.

¿Te apetece?

Andrés Paz Pareja

Formador Afectivo

Comunidad Formativa El Taller

Categorías: ANDRES PAZ PAREJA, LO QUE SOMOS, RELATOS VITALES | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios
 
 

HEMOS ESTADO PENSANDO EN TI (Relato # 15)

TE HEMOS ESTADO PENSANDO

Hemos estado pensando mucho en ti, sí en ti; tú que estás ahora aquí leyendo lo que escribimos para ti. Te escribimos porque creemos que podrías estar interesado(a) en conocer tu Mundo Afectivo.

Ese mundo que todos habitamos, pero poco conocemos; ese mundo que nos permite emocionarnos, motivarnos, desilusionarnos, alegrarnos, entristecernos, tranquilizarnos, angustiarnos; ese mundo que nos permite sentirnos y sentir a los demás; ese mundo que nos permite actuar de forma egoísta o altruista, de forma asertiva o agresiva y sumisa; ese mundo que nos permite competir o cooperar, odiar o amar; ese mundo que nos permite experimentar dicha o infelicidad con lo que somos; ese mundo que nos permite ser y hacer.

Pero antes de continuar permítenos presentarnos, nuestros nombres son Luz Adriana y Andrés. Somos pareja, padres y Formadores Afectivos; este es el oficio que desempeñamos por vocación, nos asiste la convicción de haber nacido para esto.

Somos co-equiperos en este viaje por la vida; Trabajamos Juntos día a día acuciosamente para mantener el equilibrio de nuestra relación, para formar a nuestros hijos y para contribuir con el crecimiento de nuestra Comunidad Formativa El Taller. Una Comunidad dedicada y comprometida con una Causa<<Erradicar la Pobreza Afectiva>> producida  por el Analfabetismo Afectivo. Esta Causa la desarrollamos a través de la Formación Afectiva. La Formación Afectiva permite enseñar y aprender el funcionamiento de nuestro Mundo Afectivo, la Comunidad Formativa El Taller posibilita la puesta en práctica de lo aprendido, es decir, el aprehendizaje.

Luego de esta somera presentación, queremos decirte que estamos muy interesados en ti,  en conocerte y en que nos conozcas, en  aportarle a tu vida  y en que le aportes a la nuestra. Te estarás preguntando y ¿Para qué me sirve exactamente la Formación Afectiva? ¿Para qué me sirve conocer el Mundo Afectivo?

Mira, la Formación Afectiva propicia una Forma de Vida que nos conecta con la vida. Nos conduce a un encuentro profundo con nosotros mismos; permitiéndonos saber con claridad para qué nacimos, de qué estamos hechos, de dónde venimos, en dónde estamos, hacia dónde vamos, qué queremos, qué podemos, qué somos, qué podemos llegar a ser.

Gracias a la Formación Afectiva es posible conocer detalladamente nuestro Mundo Afectivo y gracias al conocimiento de nuestro Mundo Afectivo, tenemos la posibilidad de consolidar una satisfactoria relación de pareja, de  obtener un óptimo desempeño en el Oficio de la Crianza. En otras palabras, de Construir la más grandiosa, compleja y desafiante Obra Vital que como seres humanos podemos concebir: la Creación de una Familia.

La Formación Afectiva nos permite aprehender a conocernos, valorarnos, administrarnos y así, adquirir gran destreza para hacer lo que nos apasiona, esto es, para trabajar y generar recursos a partir de nuestro Talento.

Todo esto lo afirmamos porque hemos experimentado cómo la Formación Afectiva posibilita la obtención del Afecto y la Práctica que más Equilibrio Vital nos proporciona a los seres humanos: Amor y Trabajo respectivamente.

Así es, la Formación Afectiva nos enseña a Amar y a Trabajar. Si aprehendemos a Amar y a Trabajar necesariamente viviremos con Bien-Estar.

Ahora bien, acorde con la Formación Afectiva el sentido de nuestra existencia es otorgado por la calidad de nuestros vínculos y por el desempeño que tengamos en  cada uno de ellos, es decir, por la capacidad que tengamos para mantenernos vinculados afectivamente. Desconocer el funcionamiento de nuestro Mundo Afectivo, reduce dramáticamente las posibilidades de construir satisfactorios vínculos de: pareja, familia, trabajo, amigos, grupos, sociedad, naturaleza, si mismo.

Para esto y por esto, hemos creado un espacio de aprendizaje, reflexión, agrupación, esparcimiento, comunidad y encuentro al que llamamos <<ENCUENTROS AFECTIVOS>>. Allí  podrás explorar y conocer tu Mundo Afectivo, aprender Habilidades Afectivas que te permitan conocerte mejor a ti mismo, conocer mejor a los demás, valorarte mejor a ti mismo, valorar mejor a los demás, administrar mejor tu Tiempo y tu Atención, gobernar mejor tus afectos, interactuar mejor contigo mismo, interactuar mejor con los demás, en suma, construir satisfactorios gratificantes vínculos.

¿Ahora comprendes por qué hemos estado pensando en ti? Sería magnífico poderte conocer personalmente; así juntos podremos aprender, construir, crear, hacer comunidad.

Entonces quedamos así; si tu Voluntad te lo permite te esperamos todos los sábados a las 2:00pm en la Biblioteca Virgilio Barco. Concédete la oportunidad de vivir esta experiencia, y si llevas a la práctica lo que allí aprenderás, lo más probable es que logres llevar una vida que tenga Pleno Sentido para ti  y los tuyos, o bien, podrás hallarle aun más Sentido a tu existencia.

Recibe un afectuoso saludo. Esperamos verte pronto.

Luz Adriana y Andrés 

Formadores Afectivos

Comunidad Formativa El Taller

Categorías: ENCUENTROS AFECTIVOS | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios
 
 

EL PAPA FRANCISCO Y LA FORMACIÓN AFECTIVA (Relato # 9)

 

Sin duda alguna, la noticia del momento en el mundo occidental es la elección de un nuevo Papa: latino y jesuita. Estas dos condiciones darían para hacer un análisis geopolítico de lo que esto significa, pero como el tema central de este blog no es la política sino la Formación Afectiva, me dispongo a compartir las reflexiones que este hecho histórico me suscitan.

Minutos previos a la divulgación de la noticia, estaba justamente conversando sobre Religión con mi querida suegra. Ella, que es una fervorosa practicante católica, no termina de estar de acuerdo con nuestra resistencia hacia el bautizo de nuestros hijos. Nosotros sostenemos que Orianna y Dante son libres de elegir la Religión que quieran practicar, por eso no nos atrevemos a matricularlos sin ser ellos conscientes de lo que este rito del bautizo significa. Justo en ese instante y de manera casi que providencial, salió humo blanco en el vaticano. De inmediato nuestra conversación tomó otro rumbo y hubo un momento en el que tomé conciencia de una realidad que me ha influenciado como individuo y que muy seguramente tiene que ver con el hecho de que me haya convertido en Formador Afectivo.

Resulta que conversando con mi suegra, constato que mi vida ha estado conectada a la Religión Católica. Yo provengo de una familia sumamente disfuncional, visto desde la Formación Afectiva, de una familia indiferente, no de otra forma podría explicarme el hecho de haber tenido que partir de casa cuando apenas tenía 12 años de edad, para entonces mi familia ya se había roto, y cualquier lugar era seguro, comparado con el entorno en que estaba creciendo; un barrio popular de Pereira donde mi futuro estaba cantado: la delincuencia.

Justo en ese momento aparece la iglesia católica en mi vida. Más específicamente, entra en escena la Congregación de Religiosos Terciarios Capuchinos. Una orden cuyas raíces históricas se remontan al hombre cuyo nombre, ha tomado como propio el ahora Papa Francisco, los terciarios capuchinos descienden de los franciscanos.

En mi huida de ese inseguro entorno familiar y social, hice una fallida escala en Cali. Buscaba el apoyo de una rama de la Tribu Familiar que también resultó igual de indiferente. Motivo por el cual, a los 13 años recién cumplidos aterricé en una casa de los Terciarios Capuchinos en Bogotá, mas exactamente en Cajica: el Centro de Orientación Juvenil Luis Amigó. Desde el 18 de septiembre de 1993 hasta el 31 de diciembre de 2006, estuve protegido por la obra de esta organización. Es imposible desconocer esto. De hecho, entre mis profundos afectos se encuentra el aprecio hacia uno de sus representantes: el padre Arnoldo Acosta, quien estuvo presente en mi vida durante todo ese periodo. En otras palabras, estos curas y sus programas me educaron.

Lo anterior quiere decir que durante esos años de mi vida estuve expuesto a la influencia de las creencias, afectos y prácticas del catolicismo y que lógicamente, algo de ellos debió haber quedado en mi propia Forma de Vida, de hecho, la Formación Afectiva tiene algunas raíces allí y en su momento las pondré en evidencia. En conclusión, los Terciarios fueron mi familia, porque familia es quien te cuida, te protege, te corrige, te apoya, te anima. Eso hicieron estos religiosos católicos durante 13 años de mi existencia. Me ayudaron a salvarme de un destino cantado: la delincuencia y con ella, la miseria acompañada de la temprana muerte.

Como cosa curiosa, justo en el momento en el que termina mi relación formal con los Terciarios, aparece en mi existencia la mujer que me daría lo que la Vida en mi infancia, adolescencia y temprana juventud me negaría: una genuina familia.

A la luz de la Formación Afectiva, hoy puedo concluir que este encuentro con la Mincha es lo que me terminó de salvar definitivamente. Los Terciarios me educaron y con ello me liberaron de la delincuencia, y Luz Adriana con su Tribu Familiar (que ahora es también la mía  me formó (es mas, aun me siguen formando), este afortunado hecho me salvó de cargar con una existencia sin sentido, amargada e infeliz.

TRIBU1En el seno de esta Tribu Familiar he podido experimentar lo que se siente ser genuinamente querido, cuidado, valorado, apoyado. Paradójicamente, mucho me costó desprenderme del influjo de esos afectos negativos que arrastré desde mi niñez. Afectos que se anidan en el corazón de quien crece sin un hogar.

Pero hoy, mientras escribo estas líneas, siendo las 6:42 de la mañana, escuchando como llueve a cantaros en estas frias montañas de Soacha, confirmo que he sido un hombre afortunado. He podido experimentar en carne propia una de las creencias fundamentales de un Formador Afectivo: ¿qué salva y libera a una persona? La Familia. ¿Y dónde nace la Familia? En la Pareja.

Imelda y Silvino (mis suegros) conforman la Pareja que construyó esta Tribu Familiar que me ha formado, salvado y liberado. Esta es una de las razones principales que me llevaron a convertirme en Formador Afectivo y como cosa curiosa, Imelda y Silvino son coherentes practicantes del catolicismo. Yo he sido acogido por una Pareja cuyas creencias, afectos y practicas están influenciadas por el sistema católico.

Por esta razón resulta tan significativa para mí la elección de este nuevo Papa. Porque me hace reflexionar sobre lo que ha significado el catolicismo en mi vida, y más que eso, me pone a pensar en el mensaje central que transmite la institución católica.

Francisco llama a la evangelización, a la transmisión del mensaje de Jesús. Un mensaje muy sencillo que ha sido tergiversado y manipulado a lo largo de mas de dos mil años. Un mensaje que se ha quedado encorsetado en los intríngulis políticos de una paquidérmica institución  que ahora lidera el nuevo Papa Francisco.

Por mucho que la iglesia católica hable del Amor y de la importancia de la Familia para la salud de un individuo, la comunidad, la sociedad y la humanidad; su discurso –en estos tiempos de revoluciones en todos los sentidos- carece de un elemento clave para que el mensaje que transmiten cale en las conciencias de las personas: ni el Papa, ni los cardenales, ni los obispos, ni los sacerdotes rasos, encarnan íntegramente ese mensaje del Amor y la Familia como vehículos de salvación y liberación.

¿Por qué?

Porque el amor empático nace en la Pareja y es la Pareja la que puede estar en condiciones –si recibe la formación adecuada- para producir el Amor que alimentará a su familia y de ahí, producir el Amor que alimentará al resto de su Tribu Familiar, y de ahí a su Comunidad, a su sociedad, a los miembros de su especie humana.

No quiero en esta reflexión plantear consideraciones teológicas  solo me interesa dejarme claro a mi mismo y a quien hipotéticamente lea este texto, que la clave de la vida está en el Amor y la Familia y que una institución tan importante como la Iglesia Católica debería encarnar estas realidades humanas. Mientras se niegue a hacerlo, seguirá su camino hacia la extinción cultural.

Personalmente me interesa rescatar lo bueno que ha hecho esta institución. No me interesa caer en los extremos del fanatismo religioso fundamentalista, ni mucho menos en el extremo de la negación absoluta. Creo que como humanidad necesitamos modelos, pero sobre todo, necesitamos humanos que encarnen esos modelos, no solo que hablen de su importancia.

El Amor y la Familia, esto es lo que debemos encarnar y construir los Formadores Afectivos. Esto es lo que justamente me ha permitido comprehender la Formación Afectiva. Por eso la consideramos una Causa, una Forma de Vida, y si tú lo deseas, también puede ser la tuya.

  

 

Categorías: FORMACIÓN AFECTIVA APLICADA, FORMACIÓN AFECTIVA Y RELIGION | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , | 1 comentario

Blog de WordPress.com.