Publicaciones etiquetadas con: bienestar

 
 

¿POR QUÉ SE ACABA EL AMOR?

 EVOLUCION DEL AMOR

 

El Amor… el Amor

Ese noble afecto que alimenta y engrandece tanto a quien lo recibe, como a quien lo brinda.

El Amor, esa energía creadora que nos anima a construir.

El Amor, esa fuerza movilizadora que nos da el coraje para perseverar.

El Amor, esa práctica que nos da la valentía para luchar por lo que queremos, por lo que creemos, por lo que podemos, por lo que nos apasiona, por lo que le da sentido a nuestra existencia.

El Amor, ese impulso motivador que nos lleva a Hacer para Ser.

El Amor, ese afecto que evolucionado, nos permite trabajar por nosotros mismos, por los nuestros, por los otros y por la humanidad.

Parece inconcebible que un afecto tan grandioso se pueda acabar ¿verdad? Lo cierto es que cuando no estamos conscientes, atentos, trabajando permanentemente para que el amor evolucione; de repente nos hallamos desconcertados preguntándonos:

¿Qué pasó? ¿No entiendo por qué se acabó el amor, si al comienzo todo era tan bonito? ¿Por qué cambió tanto de un momento a otro? ¿En qué momento se acabó el amor? ¿En qué momento todo acabó?

¿Tú qué crees, por qué se acaba el amor? Esta pregunta puede tener tantas respuestas como modos de pensar existen.

Vamos a compartir contigo una de las tantas posibles respuestas a esta crucial pregunta. Para esto, tendremos en cuenta lo que hemos aprehendido en el ejercicio de estudiar, enseñar y practicar la Formación Afectiva en nuestra propia vida como pareja, padres y constructores en el día a día, de una Obra Vital (una tribu familiar), una Obra Conceptual (un Sistema de Formación Humana), una Obra Social (una Comunidad Formativa).

Sigamos adelante entonces…

Desde la Formación Afectiva se trata de lo siguiente: <<Cuando el Amor no evoluciona, se extingue>> permítenos explicarte en qué consiste esta afirmación.

mariposas enamoradasEl Amor al igual que todos los Afectos, nace como Emoción. Esto quiere decir que inicia siendo muy intenso y es el resultado de una fuerte activación bioquímica. Es pura biología en acción. Es una fiesta de neurotransmisores como la dopamina y norepinefrina, que estimulan la producción de hormonas como la testosterona. Razón por la cual, experimentamos los efectos del llamado amor romántico en el vínculo de pareja. Con síntomas como atención sostenida en el objeto del deseo, pensamiento intrusivo, incremento del deseo sexual, taquicardia, pérdida del apetito, etc.

En el vínculo con nuestros hijos, también experimentamos el Amor como Emoción. Cuando están recién nacidos, en nuestros organismos se activa la producción de hormonas como la oxitocina (predominante en la mujer)  y la vasopresina (predominante en el hombre). La activación de estas hormonas hace que sintamos un intenso apego por nuestros hijos, sobre todo en sus primeros años de vida.

Antes de continuar hagamos un paréntesis; si bien es cierto, también existe el amor hacia los amigos, los familiares, la naturaleza, el trabajo etc. Aprovecharemos esta oportunidad para hacer referencia a dos de los más significativos: el Amor de pareja y el Amor hacia nuestros hijos.

Continuemos…

El Amor Emocional, lamentablemente tiene fecha de caducidad. En el vínculo de pareja -según probadasAMOR EMOCIONAL investigaciones-[1] caduca aproximadamente luego de 18 a 24 meses. Puede ser un poco antes, un poco después, dependiendo de las particularidades y dinámicas propias del vínculo.

En el vínculo con nuestros hijos, la naturaleza nos ayuda a experimentar ese intenso apego durante los 4 primeros años aproximadamente. Después, todo dependerá igualmente de las particularidades del vínculo.

El Amor como Emoción en la pareja, es un Amor biológico. Es un Amor donde el instinto se impone, mediado por el deseo de experimentar placer. Es un Amor que no piensa en sí mismo, ni en el otro. Es un Amor obnubilado por los efectos de la bioquímica. Es un Amor ciego y cuando ve, tan sólo ve lo que quiere ver. Es un Amor de esos que mata si no evoluciona.

Cuando pasa el efecto de la bioquímica se impone nuestra naturaleza egoísta o altruista con más fuerza (depende del grado de Evolución Afectiva que tengamos). En el primer caso, es en esta etapa donde muchas parejas se separan o dejan de prestarle atención a la relación, para ir en busca de una nueva aventura.

El Amor emocional es un Amor egoísta incluso consigo mismo. Al no experimentar la intensidad propia del efecto bioquímico,  pierde el interés por el otro. Es ahí cuando decide terminar la relación sin pensar en nada más, o en su defecto, continúa en la relación motivado por creencias egoístas, tales como:

“sé que esto no va para ninguna parte, ni me interesa, pero por ahora no quiero estar solo(a)”

“esta relación no me importa, pero creo que me puedo aprovechar de lo que me ofrece”

“siempre es bueno tener un arrocito en bajo, por si algo me falla por fuera”

“yo nací para vivir la vida, no tengo por qué condenarme a estar con una sola persona” bla, bla, bla…

Bajo esta lógica se actúa de forma egoísta con el otro y sobre todo consigo mismo,  pues se eliminan las posibilidades de construir, de llevar una vida creadora y se firma una condena para tener como compañía permanente a la soledad y la depresión.

Asimismo,  muchos padres abandonan o descuidan por completo el cuidado de sus hijos. Se derrocha la oportunidad que la vida nos ofrece de mejorar para formar a nuestros hijos. La crianza sencillamente pierde importancia, se le presta poca o ninguna atención a este oficio, razón por la que el vínculo madre-padre e hijos se deteriora y éstos, terminan creciendo con profundas Carencias Afectivas.

En el segundo caso, cuando se impone la benevolencia; lo que ocurre es que somos capaces de pensar por lo menos en nosotros mismos, en lo que realmente queremos, en lo que realmente nos conviene. Si esto ocurre, el Amor evoluciona a su etapa Sentimental.

AMOR SENTIMENTALEl Amor como Sentimiento es un Amor que piensa en sí mismo. Aunque aún no está preparado para aportarle al otro, se permite pensar por lo menos en su propio Bien-Estar. En el Amor sentimental  el  <Yo> cobra vida. Luego de estar en las nubes dopados, aterrizamos a la realidad para encontrarnos con nosotros mismos.

Si somos diestros practicando la Habilidad Afectiva del Autoconocimiento, podremos evaluar con precisión qué queremos, qué nos gusta y qué no,  qué tan conveniente puede ser continuar con la relación, qué nos puede aportar el otro, qué posibilidades hay de construir. Este se constituye en el primer paso para que sea posible aportarle al otro. Es decir, si no somos capaces de apreciarnos a nosotros mismos y pensar en nuestro Bien-Estar, nos será imposible llegar a pensar genuinamente en el Bien-Estar del otro.

Pero este es tan sólo un primer paso, si el Amor Sentimental no evoluciona, nos quedaremos estancados enEL AUTOCONOCIMIENTO la egolatría. Para que el Amor como Sentimiento evolucione es necesario contar con una genuina intención y Voluntad de mejorarnos a nosotros mismos, para aportarle al otro.

En el caso de la crianza, esta etapa del Amor Sentimental también nos enfrenta a nosotros mismos. Es el momento de aprovechar la oportunidad que tenemos en frente, para hacer un ejercicio de introspección, de Autoconocimiento. Así podremos evaluarnos y saber con certeza que transformaciones debemos Hacer para Ser los guías y formadores que necesitan nuestros hijos.

El Amor Sentimental, es un Amor de transición entre lo netamente Biológico y Emocional a un Amor Actitudinal y Psicológico. Si logramos ver que hay después de nuestros propios intereses, podremos ver al otro, tener en cuenta las necesidades del otro. Si esto ocurre el Amor evolucionará a su etapa Actitudinal.

AMOR ACTITUDINALEl Amor como Actitud es un Amor Psicológico. Es un Amor que  trabaja, se esfuerza, cuenta con Voluntad  e invierte energía psicológica para permitirse Aprehender a Amar y dejarse Amar.

Es un Amor capaz de pensar en sí mismo y en el otro. Es un Amor que se conoce a sí mismo y se ocupa de conocer al otro. Es un Amor que se valora así mismo y valora al otro. Es un Amor que se cuida a sí mismo y cuida al otro. Es un Amor que se evalúa a sí mismo y evalúa al otro. Es un Amor  que se comprehende a sí mismo y comprehende al otro.

El Amor Actitudinal es un Amor  Empático y Asertivo. Es un Amor capaz de sentir el sentir del otro yAMOR ACTITUDINAL2 por ende, incapaz de hacerle daño al otro. Es un Amor que se sabe comunicar con el otro y por ende, sabe encontrar la idea adecuada, la palabra adecuada y el momento adecuado para comunicarle su sentir al otro.

Es un Amor donde mi Yo tiene un . Es un Amor donde siempre estamos y contamos Tú y Yo. Es un Amor donde Tú y Yo construimos un Nosotros. Es un Amor donde Tú y Yo creamos una Unidad en Común, que nos permita satisfacer nuestra necesidad de Comunidad.[2]

El Amor como Actitud es un Amor que sabe dar y recibir. Es un Amor generoso a la hora de satisfacer recíprocamente las necesidades de Atención y Compañía Permanente. Es un Amor sosegado, confiado, seguro, fiel, leal, comprometido.

Ahora bien, en este punto es necesario tener en cuenta que en no pocas ocasiones, se carece o se tiene poca pericia en lo que respecta al desarrollo de  Habilidades Afectivas Interpersonales como el Conocimiento Interpersonal y la Valoración Interpersonal. Estas Habilidades nos permiten leer la intención del otro, saber cuál es su grado de Evolución Afectiva, evaluar al otro objetivamente a partir de hechos, para saber que tan probable es que nos pueda hacer daño, en suma, para saber qué tan egoísta es.

PARASITISMO HUMANOAl fallar nuestra  Lectura Afectiva del otro, hacemos elecciones erradas y corremos el peligroso riesgo de involucrarnos con un Parásito Afectivo. Lo que ocurre en este tipo de vínculo es que alguno de los miembros se dedica a dar y el otro a parasitar.

Pero bueno, cuando el encuentro es afortunado, la elección acertada y se logra con mucho trabajo conjunto hacer que el Amor evolucione a su etapa Actitudinal, es decir, que pase de ser Biológico a ser Psicológico; o mejor dicho, de ser instintivo y egoísta, a ser Empático y Asertivo. Cuando esto ocurre, el Amor estará lo suficientemente evolucionado para iniciar su camino hacia una siguiente evolución: el Amor como Valor.

El Amor en su estado Valorativo es un Amor Sociocultural. Es un Amor en el que participan un , unAMOR VALORATIVO MANOS APOYO Yo, un Nosotros y unos entornos socioculturales, esto es, una Familia, una Comunidad, una Sociedad, una Cultura. Es un Amor caracterizado por su capacidad para Comprometerse y Cooperar. Es un Amor que cuenta con motivación intrínseca para Construir, para trabajar en equipo. Es un Amor Creador.

TRIBU FAMILIAR

El Amor como Valor es un Amor capaz de Crear la mayor Obra Vital que un ser humano puede concebir: una sana y funcional Familia o mejor aún, una sana y funcional Tribu Familiar. Es un Amor encausado con la vida y sus vínculos. Es un Amor genuinamente interesado por su entorno familiar, comunitario y social, cultural. Es un Amor Coherente que trabaja con dedicación y asiduidad, para aportarle al mejoramiento, al avance, a la evolución de sus entornos.

El Amor Valorativo es un Amor despojado de egoísmos. Es un Amor fusionado, sólido, garantizado. Es un Amor que se dedica a Hacer para Ser. Es un Amor equilibrado, responsable, solidario. Es un Amor listo y dispuesto para evolucionar a la cúspide; al Amor como Principio.

El Amor como Principio es un  Amor Trascendental. Es un Amor que trasciende el , el Yo, el Nosotros, la Familia, la Comunidad, la Sociedad, la Cultura y se interesa por la Humanidad.

El Amor como Principio es un  Amor cuyas creencias y prácticas favorecen el Bien-Estar y laAMOR COMO PRINCIPIO PERSONAS PAZ Evolución de la Humanidad. Es un Amor que está por encima del “bien” y del “mal.” Es un Amor diáfano, justo, equitativo. Es un Amor correcto sin importar las circunstancias a las que se enfrente. Es un Amor cargado de Significado. Es un Amor pletórico de Sentido.

En conclusión, el Amor se puede experimentar como Emoción, como Sentimiento, como Actitud, como Valor, como Principio.

El Amor Emocional es Biológico; instintivo, egoísta.

El Amor Sentimental piensa en sí mismo y posibilita la transición del Amor  Emocional al Amor Actitudinal.

El Amor Actitudinal es Psicológico; trabaja para ser Empático y Asertivo.

El Amor Valorativo es Sociocultural; trabaja para contribuir con la transformación y el avance de sus entornos.

El Amor como Principio es Trascendental; trabaja para contribuir con el avance de la humanidad.

Si el Amor no cuenta con Habilidades Afectivas  que le permitan evolucionar mediante prácticas como: conocerse a sí mismo, conocer al otro, valorarse a sí mismo, valorar al otro, interactuar consigo mismo adecuadamente, interactuar con el otro adecuadamente, administrarse y gobernarse a sí mismo para dominar el instinto egoísta. Así como, conocer, valorar e interactuar adecuadamente con los diferentes grupos sociales…

Si lo anterior no ocurre, sencillamente el preciado Amor no evolucionará, y si el Amor no evoluciona estará condenado a extinguirse.

Y ahora,  ¿Qué piensas? ¿Por qué se acaba el Amor?  ¿Te parece convincente esta respuesta?

Si la respuesta  a esta última pregunta es afirmativa y te interesa profundizar en este tema y en otros tantos temas relacionados con el Mundo Afectivo. Y si adicionalmente, te interesa aprehender Habilidades Afectivas que te permitan construir tu Bien- Estar Afectivo y contribuir con el Bien-Estar de tu entorno…

Queremos contarte que la Comunidad Formativa El Taller cuenta con un espacio denominado <<ENCUENTROS AFECTIVOS>>.  Los realizamos todos los sábados en la Biblioteca Virgilio Barco a las 2:00pm. La entrada es libre y el Aporte es acorde a tu capacidad, a tu sentido de justicia y gratitud. ¡¡Anímate a encontrarte contigo y con los otros!!

Fue muy satisfactorio haber contado con tu atención mientras hacías esta lectura.  Esperamos verte pronto en los Encuentros Afectivos.


[1] Helen Fisher “Por qué amamos” Naturaleza y bioquímica del amor romántico.

[2] Aunque tener un Sentido de Comunidad es una Necesidad Afectiva de orden biológico, ésta sólo se satisface si el Amor logra evolucionar a su etapa Actitudinal.

Categorías: AMOR, CRIANZA FORMATIVA, ENCUENTROS AFECTIVOS, Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios
 
 

HEMOS ESTADO PENSANDO EN TI (Relato # 15)

TE HEMOS ESTADO PENSANDO

Hemos estado pensando mucho en ti, sí en ti; tú que estás ahora aquí leyendo lo que escribimos para ti. Te escribimos porque creemos que podrías estar interesado(a) en conocer tu Mundo Afectivo.

Ese mundo que todos habitamos, pero poco conocemos; ese mundo que nos permite emocionarnos, motivarnos, desilusionarnos, alegrarnos, entristecernos, tranquilizarnos, angustiarnos; ese mundo que nos permite sentirnos y sentir a los demás; ese mundo que nos permite actuar de forma egoísta o altruista, de forma asertiva o agresiva y sumisa; ese mundo que nos permite competir o cooperar, odiar o amar; ese mundo que nos permite experimentar dicha o infelicidad con lo que somos; ese mundo que nos permite ser y hacer.

Pero antes de continuar permítenos presentarnos, nuestros nombres son Luz Adriana y Andrés. Somos pareja, padres y Formadores Afectivos; este es el oficio que desempeñamos por vocación, nos asiste la convicción de haber nacido para esto.

Somos co-equiperos en este viaje por la vida; Trabajamos Juntos día a día acuciosamente para mantener el equilibrio de nuestra relación, para formar a nuestros hijos y para contribuir con el crecimiento de nuestra Comunidad Formativa El Taller. Una Comunidad dedicada y comprometida con una Causa<<Erradicar la Pobreza Afectiva>> producida  por el Analfabetismo Afectivo. Esta Causa la desarrollamos a través de la Formación Afectiva. La Formación Afectiva permite enseñar y aprender el funcionamiento de nuestro Mundo Afectivo, la Comunidad Formativa El Taller posibilita la puesta en práctica de lo aprendido, es decir, el aprehendizaje.

Luego de esta somera presentación, queremos decirte que estamos muy interesados en ti,  en conocerte y en que nos conozcas, en  aportarle a tu vida  y en que le aportes a la nuestra. Te estarás preguntando y ¿Para qué me sirve exactamente la Formación Afectiva? ¿Para qué me sirve conocer el Mundo Afectivo?

Mira, la Formación Afectiva propicia una Forma de Vida que nos conecta con la vida. Nos conduce a un encuentro profundo con nosotros mismos; permitiéndonos saber con claridad para qué nacimos, de qué estamos hechos, de dónde venimos, en dónde estamos, hacia dónde vamos, qué queremos, qué podemos, qué somos, qué podemos llegar a ser.

Gracias a la Formación Afectiva es posible conocer detalladamente nuestro Mundo Afectivo y gracias al conocimiento de nuestro Mundo Afectivo, tenemos la posibilidad de consolidar una satisfactoria relación de pareja, de  obtener un óptimo desempeño en el Oficio de la Crianza. En otras palabras, de Construir la más grandiosa, compleja y desafiante Obra Vital que como seres humanos podemos concebir: la Creación de una Familia.

La Formación Afectiva nos permite aprehender a conocernos, valorarnos, administrarnos y así, adquirir gran destreza para hacer lo que nos apasiona, esto es, para trabajar y generar recursos a partir de nuestro Talento.

Todo esto lo afirmamos porque hemos experimentado cómo la Formación Afectiva posibilita la obtención del Afecto y la Práctica que más Equilibrio Vital nos proporciona a los seres humanos: Amor y Trabajo respectivamente.

Así es, la Formación Afectiva nos enseña a Amar y a Trabajar. Si aprehendemos a Amar y a Trabajar necesariamente viviremos con Bien-Estar.

Ahora bien, acorde con la Formación Afectiva el sentido de nuestra existencia es otorgado por la calidad de nuestros vínculos y por el desempeño que tengamos en  cada uno de ellos, es decir, por la capacidad que tengamos para mantenernos vinculados afectivamente. Desconocer el funcionamiento de nuestro Mundo Afectivo, reduce dramáticamente las posibilidades de construir satisfactorios vínculos de: pareja, familia, trabajo, amigos, grupos, sociedad, naturaleza, si mismo.

Para esto y por esto, hemos creado un espacio de aprendizaje, reflexión, agrupación, esparcimiento, comunidad y encuentro al que llamamos <<ENCUENTROS AFECTIVOS>>. Allí  podrás explorar y conocer tu Mundo Afectivo, aprender Habilidades Afectivas que te permitan conocerte mejor a ti mismo, conocer mejor a los demás, valorarte mejor a ti mismo, valorar mejor a los demás, administrar mejor tu Tiempo y tu Atención, gobernar mejor tus afectos, interactuar mejor contigo mismo, interactuar mejor con los demás, en suma, construir satisfactorios gratificantes vínculos.

¿Ahora comprendes por qué hemos estado pensando en ti? Sería magnífico poderte conocer personalmente; así juntos podremos aprender, construir, crear, hacer comunidad.

Entonces quedamos así; si tu Voluntad te lo permite te esperamos todos los sábados a las 2:00pm en la Biblioteca Virgilio Barco. Concédete la oportunidad de vivir esta experiencia, y si llevas a la práctica lo que allí aprenderás, lo más probable es que logres llevar una vida que tenga Pleno Sentido para ti  y los tuyos, o bien, podrás hallarle aun más Sentido a tu existencia.

Recibe un afectuoso saludo. Esperamos verte pronto.

Luz Adriana y Andrés 

Formadores Afectivos

Comunidad Formativa El Taller

Categorías: ENCUENTROS AFECTIVOS | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios
 
 

¿QUÉ NECESITAMOS PARA VIVIR UNA VIDA CON PLENO SENTIDO? (Relato # 14)

NECESIDADES AFECTIVAS 2

Los seres humanos asistimos al encuentro con la vida pletóricos de todo tipo de necesidades. Muchas de ellas artificiales y creadas por la cultura en la que crecemos para calmar la ansiedad por el status. Otras en cambio resultan cruciales para la supervivencia como el alimento, el techo, el abrigo. Y otras resultan determinantes, fundamentales para llevar una Vida con Pleno Sentido, como lo son las Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura y Significado.

La satisfacción adecuada de nuestras Necesidades Afectivas (Comunidad, Estructura, Significado)  nos permite protegernos contra tres crueles y silenciosos virus afectivos que irrumpen cada vez con más fuerza en nuestro Mundo Afectivo;  la Soledad, la Depresión y el Suicidio.

Esta es la primera de doce enseñanzas que  estamos desarrollando en el marco de la Escuela Taller de Formación Afectiva, que abrió nuestra Comunidad Formativa El Taller. Dada su relevancia, ahora queremos compartirlas contigo por este medio de forma básica y breve. Continúa adelante con la lectura y descubre qué necesitamos los seres humanos para que nuestra vida tenga Pleno Sentido. ¡Buen provecho!

¿PARA QUÉ NOS  SIRVE  TENER UN GENUINO SENTIDO DE COMUNIDAD? 

Contar con un auténtico Sentido de Comunidad nos permite obtener por lo menos  cuatro determinantes beneficios para nuestra vida:

  1. Sentirnos más Seguros
  2. Llevar una Vida de Compromiso
  3. Incrementar nuestros Recursos
  4. Combatir la Soledad

La Seguridad que proporciona la Vida en Comunidad nos permite sentirnos acompañados, apoyados, protegidos, aceptados. Vivir en Comunidad Se constituye en la mejor forma de protegernos contra los despiadados depredadores, que buscan la vulnerabilidad del solitario para explotar, parasitar y aniquilar. Asimismo, de la confianza y seguridad que experimentemos en el entorno grupal del que hacemos parte, dependerá en gran medida la confianza y seguridad que lleguemos a tener en nosotros mismos. Y es esta seguridad en nosotros mismos, la que nos dispone para asumir la responsabilidad de llevar una Vida de Compromiso.

El Compromiso para Construir y mantener una Vida Creadora, es un deber que logramos cumplir gracias a la Vida en Comunidad. La influencia que ejerce sobre nuestro comportamiento el grupo, nos obliga a ser coherentes, a comprometernos con nosotros mismos para practicar hábitos que favorezcan el desarrollo de las Habilidades Afectivas, necesarias para tener un satisfactorio desempeño en la interacción con cada uno de nuestros vínculos (pareja, trabajo, crianza, familia, amigos, grupos, sociedad, naturaleza, si mismo) y así,  construir nuestra Autonomía AfectivaIntelectual y Material. Apoyarnos en la Comunidad para llevar una vida Constructiva y Creativa se convierte a su vez, en la mejor estrategia para incrementar nuestros Recursos Vitales.

Tenemos más posibilidades de incrementar nuestros Recursos Vitales, cuando contamos con el apoyo de la Comunidad. Al estar en grupo conocemos personas con afinidad a nuestras creencias, afectos y prácticas,  lo que posibilita  la construcción de nuevos vínculos y experiencias nutritivas (Recursos Afectivos). La interacción permanente con estos vínculos siempre será fuente de nuevos y relevantes conocimientos (Recursos Intelectuales). La profundización  de estos vínculos y las prácticas cooperativas, permiten que se generen ideas y proyectos compartidos, fuente de ingresos económicos (Recursos Materiales). De igual forma, la posibilidad de incrementar nuestros Recursos Vitales gracias a contar con un Sentido de Comunidad, se convierte también en la mejor forma de combatir la Soledad.

La Soledad es un estado en el que nadie quisiera estar voluntariamente. Debido a nuestra naturaleza social necesitamos de la compañía de los demás, de la interacción con los demás para compartir nuestra realidad. Cuando nos hallamos en medio de la Soledad no buscada, la angustia y el desasosiego se apoderan de nuestro sentir. Cuando no logramos satisfacer el deseo natural de mantenernos vinculados afectivamente, caemos fácilmente en la desesperación, en la desolación; por esto, contar con un genuino Sentido de Comunidad se convierte en el mejor antídoto contra la Soledad.

¿PARA QUÉ NOS SIRVE  TENER UNA CLARA ESTRUCTURA DE VIDA? 

Contar con una clara Estructura de Vida nos permite obtener por lo menos  cuatro primordiales beneficios para nuestro diario vivir:

  1. Claridad sobre Qué Hacer.
  2. Claridad sobre Por Qué Hacer algo determinado.
  3. Claridad sobre Cómo Hacer algo determinado.
  4. Evitar la Depresión

Tener claridad acerca de Qué Hacer  para interactuar satisfactoriamente con cada uno de nuestros vínculos (pareja, trabajo, crianza, familia, amigos, grupos, sociedad, naturaleza, si mismo) nos permite salir de la Desorientación Existencial, en la que con frecuencia caemos cuando no tenemos certeza acerca del rumbo que debemos darle a nuestra vida. Un genuino Sentido de Comunidad nos ayuda a Orientar nuestra existencia, mediante una Estructura que nos indica Qué Hacer en cada uno de nuestros roles.

Una vez tenemos claridad acerca de lo que tenemos que hacer, es necesario conocer  el Por qué. Una sólida Estructura nos deja ver claramente el Por Qué debemos hacerlo, esto es, saber con certeza las razones por las cuales un modo de actuar determinado nos va a beneficiar a nosotros y a nuestro entorno. Así surge la motivación intrínseca y la Voluntad necesaria para querer hacer.  Lo que resta es saber  Cómo Hacerlo.

Muchas veces creemos saber Qué tenemos que hacer y Por Qué, sin embargo, nos abstenemos de llevarlo a la práctica porque sencillamente no sabemos Cómo Hacerlo y esto limita nuestro accionar. Para esto sirve la Estructura que nos brinda la Comunidad; para mostrarnos cómo podemos desarrollar los hábitos y las habilidades necesarias que nos permiten salir victoriosos en el juego de la vida. La Comunidad nos enseña Cómo Hacer lo que debemos hacer y ejerce presión sana para que logremos llevar la enseñanza a la práctica. En otras palabras, la Comunidad nos ayuda a Ser.  Esto a su vez, se constituye en una sana forma de evitar la temible Depresión.

El indeseable estado de Depresión que suele surgir cuando nos sentimos impotentes, desesperanzados, preocupados, ansiosos, desorientados  frente a las circunstancias que estamos viviendo; se puede contrarrestar perfectamente cuando contamos con una clara Estructura que nos oriente. Si tenemos claro  Qué Hacer ante una situación determinada, si tenemos clara las razones por las cuales debemos hacerlo, es decir un Por Qué y si tenemos claro Cómo podemos llevarlo a la práctica; necesariamente nuestra existencia se mantiene orientada, podemos vislumbrar claramente el camino a recorrer y esto nos llena de regocijo  y sosiego. Luego entonces, una clara y sólida Estructura se convierte en el mejor antídoto contra la Depresión.

¿PARA QUÉ NOS SIRVE TENER UN SIGNIFICADO DE VIDA?

Tener claro el Significado de nuestra existencia nos permite obtener por lo menos cuatro trascendentales beneficios:

  1. Encontrar el Propósito de nuestra vida
  2. Procurarnos un Aporte Personal
  3. Permitirnos hacer un Aporte Social
  4. Prevenir el Suicidio

Encontrar el Propósito de nuestra vida depende en gran medida de haber logrado comprehender qué significa la vida, qué significa nuestra vida, qué significa vivir, qué significa vivir con Bien-Estar y cómo podemos hacerlo. Una Estructurada Vida en Comunidad nos ayuda a encontrar el Significado real de nuestra vida. Si nuestra vida deja de ser una incógnita desprovista de significado, tenemos la posibilidad de  tomar el control para identificar y elegir el Propósito de nuestra particular existencia. Es decir, conocer el Significado nos permite vivir en pro de un Propósito. Y vivir en pro de un Propósito Vital  nos permite automotivarnos para mejorar el desempeño en  nuestros roles, empezando por los principales de la adultez (pareja, crianza, trabajo). Este es el primer paso para aportarnos a nosotros mismos Bien-Estar, y así, procurarnos un  Aporte Personal.

Nos procuramos un Aporte Personal al mantener encausada nuestra existencia hacia la construcción de vínculos que sean fuente de gratificación y Bien-Estar. Por ejemplo: lograr construir y mantener un saludable vínculo de pareja;  practicar una Crianza Formativa que nos permita construir un satisfactorio vínculo con nuestros hijos; conocernos lo suficiente para tener claro qué nos apasiona, qué es lo que mejor hacemos, identificar nuestro Talento y encontrar la forma de trabajar a partir de nuestro Talento; aprender a elegir acertadamente de quien rodearnos, con quien construir vínculos de amistad; vincularnos a grupos que contribuyan con la construcción de nuestra Autonomía, que alimenten nuestra mente con afectos, creencias y prácticas constructivas, creadoras; mantener una relación satisfactoria con nosotros mismos. Este tipo de Aporte Personal nos beneficia a nosotros y a nuestro entorno, permitiéndonos hacer un Aporte Social.

El Aporte Personal que hacemos al esforzarnos por construir sanos y sólidos vínculos, se convierte a su vez, en el mejor   Aporte Social  que podemos hacer.  De esta forma contribuimos con el Desarrollo Afectivo de nuestra sociedad; construyendo una sana y fructífera relación de pareja, trabajando a partir de nuestro talento, formando hijos  cooperadores, altruistas, con criterio, hábiles para amar y trabajar, talentosos que con su saber y hacer contribuyan con el avance social. Si construimos familias sanas, tendremos una sociedad más apta para vivir y convivir. Bien podría ser esta la forma idónea de hacerle frente a uno de los tantos flagelos que amenazan nuestra tranquilidad el Suicidio.

De la habilidad que logremos desarrollar  para vincularnos afectivamente;  para construir vínculos que sean fuente de satisfacción y Bien-estar, depende el grado de Fortaleza Afectiva que tengamos para sortear los desafíos del diario vivir. Son estos vínculos los que nos acompañan y apoyan para evitar que nuestros afectos y pensamientos se intoxiquen con ideas o acciones autodestructivas, tales como el Suicidio.

En síntesis la Comunidad, la Estructura y el Significado nos proporcionan Pleno Sentido de Vida. Y una Vida con Pleno Sentido no sufre de Soledad porque a aprehendido a construir vínculos que le aportan apoyo y compañía permanente; una Vida con Pleno Sentido no sufre de Depresión  porque cuenta con una clara Estructura que le permite saber Qué HacerPor qué Hacer algo determinado y Cómo Hacerlo; una Vida con Pleno Sentido no contempla la posibilidad de extinguirse antes de tiempo porque su vida tiene mucho Significado, porque conoce claramente el Propósito de su existencia, porque su vida es una vida que permite aportar al mejoramiento de si mismo y de su entorno.

Sinceramente esperamos que el contenido aquí compartido te haya sido útil, te haya permitido encontrar respuestas, preguntas, caminos, ideas o algo que le aporte a tu existencia, pues este es nuestro propósito.

Ahora bien, si deseas profundizar, aprehender más sobre este y otros temas relevantes de tu Mundo Afectivo, te contamos que tenemos un espacio dedicado especialmente para esto. Es un espacio para compartir, aprehender y entretenernos mientras nos formamos. Esto lo hacemos porque somos conscientes que estas enseñanzas en el papel suenan y se ven muy bien, no obstante, el desafío está en contar con la Voluntad para llevarlas a la Práctica, sólo así experimentaremos una verdadera transformación personal, familiar, comunitaria y social.

Como ya lo vimos antes, necesitamos de la Comunidad para llevar la enseñanza a la Práctica y este es uno de los propósitos del espacio que denominamos <<ENCUENTROS AFECTIVOS>>. Son todos los sábados a las 2:00 de la tarde  en la Biblioteca Virgilio Barco. Durante dos horas viajaremos al Mundo Afectivo y enriqueceremos nuestra vida con vínculos, conocimiento, y prácticas constructivas. ¡Allí nos vemos! será un verdadero gusto poderte conocer personalmente y compartir contigo. Hasta pronto.

Categorías: CRIANZA FORMATIVA, ENCUENTROS AFECTIVOS, ESCUELA-TALLER DE FORMACIÓN AFECTIVA | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario
 
 

HE RECIBIDO EL LLAMADO DE LA VIDA (Relato # 11)

 ¿Qué significa servirle a la Vida?

El Oficio de la Formación Afectiva me ha permitido comprehender que la Vida está hecha de vínculos. Específicamente Vínculos Afectivos. ¿Y por qué afectivos? Porque estar vivos es sentir los afectos que me producen esos vínculos que forman parte de mi existencia; como presencia como ausencia, como fuente de Bien-Estar o de Mal-Estar.

Vínculos y afectos, esta es la materia prima de la Vida. Están estrechamente relacionados.

La ausencia de vínculos y la ausencia de afectos son sufrimiento y muerte. Es Mal-Estar y fin.

Los vínculos producen afectos y los afectos producen vínculos, o también los rompen.

Los vínculos y afectos están para servirle a la Vida, para hacerla mas agradable. Cuando esto deja de suceder, esos vínculos y esos afectos ya no sirven a la Vida sino a la muerte.

Todo lo anterior para poder entender que significa servirle a la Vida. Hoy 31 de marzo lo he comprehendido, he recibido el llamado de la Vida, nací y he vivido lo que he vivido para servirle a la Vida, para hacer que mi existencia se invierta en la construcción de una obra humana que produzca armonía; primero en mi propia conciencia y luego en la conciencia de mi entorno intimo, personal, interpersonal, grupal, social y humano.

Luz Adriana y AndrésHe recibido el llamado de la Vida para co-crear una Obra Familiar. Soy el afortunado compañero Vital de Luz Adriana Tirado Velandia, una maravillosa mujer que trajo dicha y gozo a mi existencia.

He recibido el llamado de la Vida porque puso en mi camino a una hermosa mujer que me eligió como su pareja. Porque aunque yo la “cacé”, ella me eligió.

098He recibido el llamado de  la Vida porque con mi pareja hemos fundado un clan familiar. Antes éramos Luz Adriana y Andrés, cada uno caminando por su lado. Después, un día nos encontramos y nunca más volvimos a separarnos. Tres años después de ese encuentro llegó a nuestras vidas Orianna, ahí ya éramos tres. Pero aun faltaba un personaje más de esta obra: Dante, el inquieto Dante se sumó al clan 2 años después de la llegada de Orianna. Este clan familiar nació siendo Granada Tirado y ahora es Tirado Paz. Se unió desde el principio a la Tribu Tirado Velandia, es decir, a Imelda y Silvino, Marleny y Patito, Sander y Damian.

TRIBU1He recibido el llamado de la Vida porque he sido adoptado por esta Tribu Familiar. Porque esta Tribu suplió lo que la Vida en mi infancia, adolescencia y temprana juventud me negó: una autentica Tribu Familiar, fuente de pleno Bien-Estar. Una Tribu que ha satisfecho con creces mis Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura y Significado Vital.

He recibido el llamado de la Vida porque con esta Tribu aprehendi a vivir en Familia. Aprehendí a liberarme de la tiranía de mis genes, el yugo de mis hábitos negativos y las cadenas de mis memes destructivos. Experimentar este delicioso sentido de Comunidad y el poder sobre mi propia vida que da tener una solida Estructura, es lo que le ha dado Significado a mi existencia.

He recibido el llamado por la Vida porque he descubierto mi Vocación.  La Formación Afectiva es un Oficio que la Vida ha puesto en mi camino para edificar con Luz Adriana una Comunidad Formativa. Hemos comprehendido que nuestra misión es Formar Formadores Afectivos para trabajar juntos por una Causa: la erradicación de la Pobreza Afectiva originada por el Analfabetismo Afectivo.

Esta es nuestra manera de aportarle a la sociedad y por lo tanto, de aceptar el llamado de la Vida. Creemos que el deterioro social de nuestro país tiene su origen en el deterioro familiar. Todas las crisis de una sociedad nacen y se solucionan en la familia. La crisis carcelaria, la violencia escolar, el narcotráfico, las adicciones, la prostitución, la delincuencia juvenil, el crimen organizado, las bandas criminales, los grupos armados, la corrupción política y la violencia intrafamiliar, son la evidencia palpable de nuestra Pobreza Afectiva como país.

Todos estos males tienen una solución. Para nosotros la Formación Afectiva actúa como cura y sobre todo como Vacuna.

Quienes miran el mundo con una lupa teológica sostienen que Dios les habla y yo les creo, porque yo experimento la misma sensación. Con la diferencia que yo no miro el mundo humano con la lupa teológica sino psicológica y  más específicamente, con una lupa afectiva. Con esta lupa no es Dios quien nos habla sino la Vida. Por eso es que digo que he recibido un llamado de la Vida. Las diferencias son de conciencia, pensamiento y lenguaje, pero la realidad es la misma, cambia el observador y sus herramientas, no la realidad.

Por eso es que mi lenguaje no es teológico sino psicológico. Mi pensamiento no es teológico, es psicológico. Mi conciencia no es teológica, es psicológica.

Por todo lo anterior puedo decir que he recibido el llamado de la Vida. Y lo acepto, porque esto es lo que significa servirle a la Vida.

Y lo acepto con fe en la Vida porque me asiste una convicción: quien le sirve a la Vida es recompensado por ésta.

Quien le sirve a la Vida, cosecha los frutos mas nutritivos que alimentan la existencia humana:

El Amor y el Trabajo.

Nada más se necesita para Vivir.

Nada más necesito.

Categorías: ANDRES PAZ PAREJA | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios
 
 

LO QUE SOMOS, SABEMOS Y OFRECEMOS (Relato # 10)

Luz Adriana y Andrés

QUIENES SOMOS

Somos exploradores del Mundo Afectivo, es decir, somos Formadores Afectivos. Este Oficio lo empezamos a construir hace 5 años cuando nos encontramos con el campo de estudio de la Afectividad Humana. La introducción a este campo la tuvimos en un diplomado sobre “estrategias de pedagogía conceptual para la enseñanza de competencias afectivas”, que llevamos a cabo en la Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani.

Desde entonces, y por cuenta propia, nos dedicamos a estudiar y explorar en profundidad el inmenso Mundo de la Afectividad Humana. Para asegurarnos el aprehendizaje de todo el conocimiento que íbamos adquiriendo, empezamos a llevar a cabo la transferencia del mismo, a través de charlas, talleres, diplomados, cursos; ofrecidos al público en general, jardines infantiles, colegios y universidades. También nos dedicamos a realizar Orientaciones Afectivas a parejas, padres e individuos que nos consultan a causa de malestares producidos por conflictos afectivos mal manejados.

La primera recompensa que obtuvimos por dedicarnos a la exploración del Mundo Afectivo, fue el tener la posibilidad de Trabajar Juntos como pareja. Lo cual ha fortalecido nuestra relación y nos ha permitido también, Trabajar Juntos en la Crianza de nuestros hijos. A partir de nuestra experiencia teórica y de nuestra experiencia vital, hemos creado el Sistema de Formación Afectiva; el cual encarnamos, seguimos desarrollando y enseñamos.

 

Diapositiva1QUÉ SABEMOS

Todas nuestras Experiencias Vitales y Conocimientos, los hemos sintetizado en un Sistema de Formación Afectiva integrado por 12 elementos que en su conjunto, nos permiten explorar, interpretar, explicar, encarnar, mostrar y enseñar el Mundo Afectivo Humano.

Veamos cuáles son:

1.   Vínculos Afectivos

2.   Afectos, Pensamientos y Acciones

3.   Habilidades Afectivas

4.   Personalidad

5.   Estrategia de Vida

6.   Necesidades Afectivas

7.   Recursos Vitales

8.   Conflictos Afectivos

9.   Mal-Estar Afectivo

10.              Autonomía

11.              Poder

12.              Bien-Estar

 

126QUÉ OFRECEMOS

Somos Formadores Afectivos y como tal, brindamos y divulgamos Información sobre el Mundo Afectivo.

Producimos y compartimos Conocimiento sobre el Mundo Afectivo.

Formamos exploradores del Mundo Afectivo, es decir, formamos Formadores Afectivos.

La Información que obtenemos en nuestras incursiones al Mundo Afectivo, la divulgamos a través de visitas guiadas a dicho mundo. ¿De qué forma? Con charlas, talleres, seminarios, cursos y convivencias.

El Conocimiento lo producimos a partir de la exploración de nuestro propio Mundo Afectivo, el de nuestros casos, nuestras familias, amigos, Aprehendices; además de la observación y análisis de los hechos de la cotidianidad social, presentados y representados en los diferentes medios de comunicación.

Dichas exploraciones empíricas las respaldamos con argumentos teóricos cosechados en fértiles campos como: la filosofía, la ciencia (biología, psicología, sociología, antropología, sociobiología), el arte, la religión, la mitología, la política, la economía, la pedagogía, la geometría, la tecnología y sobre todo la Ética.

En otras palabras, los Formadores Afectivos somos sintetizadores del Mundo Afectivo. Dicha síntesis la representamos con nuestro Sistema de Formación Afectiva y la compartimos en Open Source en nuestros blogs. Esto lo hacemos porque creemos que este relevante y pertinente conocimiento, debe circular libremente y sin las talanqueras propias de la egoísta propiedad intelectual. Estamos convencidos que de esta forma, podemos contribuir con el desarrollo integral de nuestra sociedad.

Con este Conocimiento ofrecemos Consultoría al Sistema Educativo desde preescolar hasta universidad. El propósito es llenar el Vacío Formativo que padece nuestro actual sistema de educación en todos sus niveles; cuyos pensum y currículos están marcadamente enfocados en el desarrollo de la dimensión cognitiva de la mente humana. Dejando a un lado o de forma accesoria, el Desarrollo Afectivo y el Desarrollo del Talento, con las consecuencias que dicha carencia Formativa trae consigo para la Formación Integral de los estudiantes y su  futuro como pareja, como padres y como trabajadores talentosos que puedan aportar al desarrollo social y económico del país.

Por esta razón, nuestra Consultoría está enfocada en la implementación de programas de Formación Afectiva que favorezcan el Aprehendizaje Afectivo, no solamente de los estudiantes, sino de toda la Comunidad Educativa.

Y con respecto a la Formación, basados en nuestra experiencia como exploradores del Mundo Afectivo, en las miles de horas acumuladas como Formadores Afectivos y en el Conocimiento que hemos construido y que día a día seguimos desarrollando, Formamos nuevos exploradores del Mundo Afectivo en nuestra Escuela Taller de Formadores Afectivos.

 

 

 

 

Categorías: SABEMOS Y OFRECEMOS | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario
 
 

¿TE GUSTARIA UNIRTE A LA CAUSA DE LA FORMACIÓN AFECTIVA? (Relato # 8)

 SISTEMA DE FORMACION AFECTIVA

Somos Luz Adriana Tirado Velandia y Andrés Paz Pareja, hace 7 años nuestros caminos se cruzaron para Trabajar Juntos en la construcción de nuestra relación de pareja, la crianza de nuestros hijos y la Causa de la Formación Afectiva.

TRIBU1Para llevar a cabo las dos primeras tareas hemos contado con el apoyo de nuestra Tribu Familiar; Imelda y Silvino (padres, abuelos y suegros), Patricia y Marleny (hermanas, cuñadas y tias), Sander y Damian (Sobrinos y primos). Ellos, nos han ayudado en la construcción de nuestra relación de pareja y en la crianza de Orianna y Dante. Gracias a este inmenso apoyo hemos podido concebir las Enseñanzas de la Formación Afectiva y con ellas, el Oficio del Formador Afectivo.

Las Enseñanzas, más el Oficio, nos están proporcionando los dos tesoros más grandes que un Ser Humano puede  a  lo largo de su existencia disfrutar: Amor y Trabajo.

Si te unes a la Causa de la Formación Afectiva, Amor y Trabajo es lo que obtendrás.

Con Amor y Trabajo te ayudarás a ti mismo, evolucionaras como Ser Humano.

Con Amor y Trabajo le ayudaras a tu Pareja, crecerán los dos.

Con Amor y Trabajo le ayudaras a tu Tribu Familiar, crearas una sana atmósfera afectiva.

Con Amor y Trabajo le ayudaras a tu Comunidad, llevarás Bien-Estar a tu entorno social.

Con Amor y Trabajo le ayudaras a tu Sociedad, aportarás en la construcción de Instituciones Formativas.

Con Amor y Trabajo le ayudaras a la Humanidad, pues encarnaras Modelos Formativos que en cualquier parte del mundo podrán imitar.

Si te unes a la Causa de la Formación Afectiva cosecharás Amor y Trabajo porque:

1. Comprehenderás tu Vida Afectiva. Aprehenderas a Sentir, Pensar y Actuar de una forma que te puede ayudar a que el Amor y el Trabajo siempre estén presentes.

2. Desarrollaras las Habilidades Afectivas necesarias para iniciar, profundizar y desconflictuar los Vínculos Afectivos que son tu fuente de Amor y Trabajo.

3. Aprehenderás a interactuar en cada uno de los Escenarios de tu vida, y por lo tanto, establecerás vínculos más sanos.

4. Aprehenderás a construir una solida personalidad que te hará sentir orgulloso de ti mismo y por lo tanto, incrementará tu Amor propio. En otras palabras, tendrás una solida Autoestima.

5. Aprehenderás a desarrollar una Estrategia de Vida que te permita acceder a los Recursos Vitales necesarios con los cuales satisfacer equilibradamente tus Necesidades Afectivas.

6. Aprehenderás a prevenir y resolver mas eficazmente tus Conflictos Afectivos.

7. Aprehenderás a evitar que los mal-estares propios de la existencia se te vuelvan crónicos y por tanto, fuentes de sufrimiento.

8. Aprehenderás a construir tu Autonomía Afectiva, Intelectual y Material.

9. Tendrás el Poder sobre tu propia existencia. Una recompensa que solo le es conferida a quienes se conocen, valoran, administran y gobiernan a si mismos.

Con todos estos aprehendizajes podrás cosechar el fruto del Bien-Estar. Esto es, Amor y Trabajo equilibradamente.

Si te has identificado con esta propuesta que te estamos haciendo, entonces a lo mejor te estés preguntando… ¿Y que necesito hacer para unirme a la Causa de la Formación Afectiva?

Bien, para unirte a esta Causa solo necesitas tres cosas:

  1. Voluntad (Querer)
  2. Conocimiento (Saber)
  3. Practica (Saber-Hacer)

La Voluntad esta en ti. Es la fuerza de tu determinación. Como dice Lou Morinoff, tu serás lo que disponga tu Voluntad.

El Conocimiento está en las Enseñanzas de la Formación Afectiva. Estas las puedes empezar a adquirir todos los sábados a las 2pm en la biblioteca Virgilio Barco.

Y la Practica está en la Comunidad Formativa El Taller. El paso previo para ingresar a la Comunidad, unirte a la Causa y trabajar como Formador Afectivo, está en la Escuela-Taller de Formadores Afectivos. En ella comprehenderas porque la Formación Afectiva es una Forma de Vida integral que tiene la bondad de no separar la Vida del Trabajo, porque nuestro trabajo es la vida misma. Las sesiones de la Escuela-Taller son todos los sábados a las 9:00 am en la biblioteca Virgilio Barco.

Si requieres mas información nos puedes escribir al correo formadoresafectivos@gmail.com. También puedes unirte a nuestro grupo en Facebook.

También podrás seguir pendiente del blog, suscribirte y recibir todos los relatos donde te mostraremos los beneficios de esta Forma de Vida.

Categorías: CAUSA, CONVOCATORIAS | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios
 
 

SISTEMA DE FORMACIÓN AFECTIVA PARA APREHENDER A VIVIR Y CONVIVIR CON TRANQUILIDAD (Relato # 3)

IDEAS COMO LOS ARBOLES

La parte más triste de la vida no está en el acto de morir, sino en fracasar a la hora de vivir  realmente cuando estamos vivos

Robin Sharman

Del filósofo español José Antonio Marina aprehendimos que pensamos con modelos, los cuales son construcciones mentales para representar la realidad y permitir inferencias.[1] En otras palabras, un modelo es un sistema de pensamiento que nos puede permitir interpretar y representar la realidad.

La Vida Formativa que estamos encarnando y proponiendo está sustentada en lo que Somos, lo que Sabemos y lo que Hacemos. En el relato anterior publicamos una introducción de lo que Somos; una Personalidad Formativa que hemos elegido como el núcleo de nuestra vida. Ahora en este relato procedemos a presentar oficialmente una introducción de lo que Sabemos, que no es otra cosa que la estructuración sistemática de lo que hemos venido aprehendiendo desde que nos metimos de lleno en el estudio del Mundo Afectivo del ser humano.

Para empezar, constatamos un hecho que nos ha resultado inobjetable, Somos Seres Afectivos: Sentimos, y esta experiencia del sentir esta atravesada por dos grandes estares afectivos: el Sufrimiento y la Tranquilidad. Estares que vistos desde otros modelos bien podrían representarse como el infierno y el paraíso. Desde el Modelo Formativo, el vehículo que conduce al paraíso, es decir, a una vida tranquila, es ni más ni menos que la Formación Afectiva.

Comprehender esta realidad es lo que nos ha permitido diseñar un Sistema de Formación Afectiva, justamente para Aprehender a Vivir y Convivir con Tranquilidad. Así las cosas, los componentes de este Sistema son:

  1. Propósito (El Para Qué del Sistema)
  2. Enseñanzas (El Qué del Sistema)
  3. Metodología (El Cómo del Sistema)
  4. Creencias Formativas (El Por Qué del Sistema)

El Propósito de este Sistema es –como su nombre lo indica- Aprehender a Vivir y Convivir con Tranquilidad.

Nos enseñó José Antonio Marina, que en estricto sentido no hace falta aprender a vivir. Vivir es una función espontanea. Un ovulo fecundado inicia un dinamismo biológico que parará hasta la muerte. Ocurre, sin embargo, que el ser humano es un organismo inteligente, que puede elegir distintos modos de vida. Anticipa sucesos, hace planes, toma decisiones, es autor de su propia biografía. En su caso, aprender a vivir significa aprender a vivir bien, lo que implica evidentemente, que también se puede vivir mal.[2]

Dado su maniqueísmo, las nociones de bien y mal no encajan en nuestro Sistema. Como lo señalamos al principio, optamos por hablar de Tranquilidad para reemplazar la noción de “bien” y de Sufrimiento, para reemplazar la noción de “mal”.

En este orden de ideas, a la pregunta “¿Qué es vivir bien?” planteada por José Antonio Marina, nosotros le sobreponemos la pregunta: ¿Qué es Vivir con Tranquilidad? Así las cosas, una “buena vida” como diría Marina, o una Vida Tranquila como decimos nosotros; “consiste en la consecución de tres grandes metas: la Salud, la Felicidad y la Dignidad. Estos tres objetivos parecen muy distintos. Uno es biológico, otro psicológico y el tercero ético. Pero están estrechamente relacionados.[3]

El lazo que une estos objetivos es justamente, un lazo afectivo. Porque la Salud es afectiva, la Felicidad es afectiva y la Dignidad es afectiva. En otras palabras; unas emociones y sentimientos negativos pueden causar enfermedades afectivas que inevitablemente producirán enfermedades físicas. Unas actitudes negativas pueden afectar nuestra Felicidad, por lo tanto nuestro bienestar, nuestra relación con los demás y lógicamente la ampliación de nuestras posibilidades de desarrollo. Y unos valores negativos pueden afectar nuestra Dignidad, en tanto que pueden llevar a la persona a adoptar sistemas de creencias que “limiten la realización de sus propios proyectos de felicidad, o al menos intentarlo”.[4]

A estas alturas ya debe ser evidente  que nuestro Sistema es una continuación teórica y practica de la obra de José Antonio Marina. Por eso es que tenemos como punto de partida su consideración de que aprender a convivir significa “aprender a convivir bien”, que en nuestro caso sería Aprehender a Convivir con Tranquilidad.

Una buena convivencia –señala nuestro Gran Tutor– es la que facilita o promueve la felicidad de los participantes. Lógicamente que en este Sistema adoptamos la definición de Felicidad de Marina, según la cual, es la armoniosa satisfacción de nuestros tres grandes anhelos:

  • El bienestar
  • La vinculación social
  • La ampliación de nuestras posibilidades

Una buena convivencia es (o una convivencia tranquila) aquella que promueve nuestro bienestar, y nos ayuda a ampliar nuestras posibilidades intelectuales, económicas, afectivas y políticas. En una palabra, nos ayuda a progresar. Es una convivencia mala (o convivencia sufrida) aquella que produce miedo, hastío, depresión, violencia. La que desanima, decepciona u obstaculiza el propio progreso. La que establece sistemas de dependencia y dominación.[5]

Una vez esbozado el Propósito, ahora veamos las Enseñanzas puntuales de este Sistema, es decir, lo que debemos aprender para Aprehender a Vivir y Convivir con Tranquilidad.

  1. Afectos, Pensamientos y Acciones.
  2. Habilidades Afectivas.
  3. Escenarios de Interacción Vital.
  4. Personalidad.
  5. Estrategia de Vida.
  6. Necesidades Afectivas.
  7. Recursos Vitales.
  8. Conflictos Afectivos.
  9. Sufrimiento.
  10. Autonomía.
  11. Poder.
  12. Tranquilidad.

La Metodología de este Sistema esta representada por lo que nosotros hemos denominado como los Modelos Formativos, los cuales están sustentados por sus respectivas teorías. La pregunta entonces es ¿Cómo se Aprehende a Vivir y Convivir con Tranquilidad?

En primer lugar, eligiendo y construyendo una Personalidad Formativa.

En segundo lugar, practicando un Emparejamiento Formativo.

En tercer lugar, practicando una Crianza Formativa.

En cuarto lugar, practicando un Trabajo Formativo.

Y en quinto lugar, liderando una Comunidad Formativa.

Con respecto a las teorías que sustentan estos modelos, tenemos:

  • Teoría de la Formación Afectiva
  • Teoría del Yo Formativo
  • Teoría Afectiva del Emparejamiento Humano
  • Teoría Afectiva de la Crianza Humana
  • Teoría Afectiva del Trabajo Humano

El último componente de este Sistema son las Creencias Formativas. Es decir, el Por qué de este Sistema. Por qué sus Propósitos, Por qué sus Enseñanzas, Por qué sus Modelos.

De modo que, como lo señalamos al inicio de este relato, esta fue apenas una somera introducción de lo que Sabemos y Aprehenderemos. En los textos siguientes iremos encarnando, explicando, mostrando y aplicando cada uno de los componentes de este Sistema de Formación Afectiva para Aprehender a Vivir y Convivir con Tranquilidad.

Un Sistema que como bien lo señala José Antonio Marina, es un proyecto abierto. Un proyecto que espera ser alimentado por cada nuevo Formador Afectivo que se una a la Comunidad.  


[1] José Antonio Marina: “Ética para náufragos”. Editorial Anagrama.

[2] Jose Antonio Marina “El aprendizaje de la sabiduría: aprender a vivir y convivir” Editorial Ariel.

[3] Ibidem

[4] Ibidem

[5] Ibidem

Categorías: LO QUE SABEMOS Y APREHENDEREMOS | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.