Publicaciones etiquetadas con: Eduardo Andres Granada Becerra

 
 

LAS BITACORAS DE UN FORMADOR AFECTIVO (Relato # 18)

Formadores Afectivos

Escribir es una de las labores básicas de un Formador Afectivo. Así como el jardinero cultiva su jardín, los Formadores Afectivos cultivamos nuestra mente. A través de la lectura sembramos ideas en nuestra conciencia, luego estas van creciendo y es justo por medio de la escritura como cosechamos esas ideas. De modo que la escritura es vital para el ejercicio de este Oficio. Mediante esta diaria labor, los Formadores Afectivos mostramos lo que somos, lo que sabemos y lo que hacemos.

Ahora pienso que para un Formador Afectivo, la escritura más que una labor es una necesidad vital. Es como alimentarnos. Si no escribimos diariamente nos sentimos hambrientos.

Centro de Orientación Juvenil Luis Amigó.

Rastreando mi propia biografía constato que la escritura es una de mis pasiones. Parece ser que desde muy pequeño he tenido la necesidad de dejar huella. De hecho, revisando entre mis archivos personales, es decir, haciéndole una arqueología a mi mente, me encuentro con un pequeño diario que alimenté en la época de mi estadía en uno de los internados de los Terciarios Capuchinos. Si, mis primero coqueteos con la escritura datan de octubre de 1993, cuando estaba viviendo en el Centro de Orientación Juvenil Luis Amigo. Tiempo después, pero ya en la Escuela de Trabajo la Linda, a los 15 años escribí mi primera autobiografía. Según ese relato, y quizá influenciado por los Terciarios, tenía la aspiración dizque de ser sacerdote. 5 años después, y ya viviendo en Bogotá, empecé una bitácora dando cuenta del nacimiento de mi primer sobrino, Dylan, quien hoy ya tiene 12 años.

Desde entonces las bitácoras me han acompañado. Con el tiempo vine a tomar conciencia de la importancia de esos ejercicios para cultivar el Autoconocimiento. Son vitales, nos permiten ver de dónde venimos, en donde estamos y para donde vamos.

De modo que un ejercicio que inicié en mi infancia, ahora en mi adultez cobra pleno sentido. Ya comprendo porque sentí la necesidad de alimentar una bitácora teniendo como referente el Oficio de la Formación Afectiva. Hoy, mientras redacto estas líneas, verifico que en los 5 años que llevamos dándole forma a este Oficio, hemos hecho conjuntamente con mi Luz más de cinco mil bitácoras. Así que estas vaquitas ya están clamando ser ordeñadas.

¿Qué quiere decir lo anterior?

Que con ese material narrativo vamos a elaborar relatos. Este texto entonces es la introducción a esta labor. Tarea que como todo agricultor, debemos llevar a cabo todos los días, al amanecer, inspirados por el canto de los gallos y el abrazo del frió matutino.

Las bitácoras son un registro vivo de la información que pasa por nuestra conciencia. Son como los fósiles de nuestra vida. La Formación Afectiva se alimenta de estas bitácoras. Cuanto me alegra que haya llegado este momento!!! Aunque hace un año lo había intuido, pero todavía no había madurado el concepto. 

De modo que estas invitado, hay una gran reserva y sentimos el imperioso deseo de compartir. Quizá esta sea una de las formas con las que diariamente te estaremos invitando a nuestro banquete central. Los ENCUENTROS AFECTIVOS son un espacio que como Comunidad Formativa hemos abierto para construir nuevos Vínculos Afectivos, aprehender sobre el Mundo Afectivo, ejercitar las Habilidades Afectivas necesarias para construir una mejor relación con nosotros mismos y con los demás, reflexionar, conversar, jugar, leer; en suma, alimentar nuestro cerebro, nuestra mente y nuestra conciencia, en pocas palabras: Construir Comunidad.

¿Te apetece?

Luz Adriana y Andrés

Formadores Afectivos

Comunidad Formativa El Taller

Categorías: BITACORAS | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios
 
 

NACI COMO EDUARDO ANDRÉS GRANADA BECERRA Y MORIRÉ COMO ANDRÉS PAZ PAREJA (Relato # 17)

EL ABC DE LA FELICIDADEl 7 de agosto de 2012 me encontraba en una jornada de lectura en la montaña. No estaba solo sino en compañía de mi mismo, sumergido en la exploración de un libro que me ha resultado muy revelador, pero sobre todo inspirador porque me ha adentrado en el mundo de la filosofía Aristotélica, Budista y Confuciana. Al terminar de leer el capitulo 15 de ese libro que trataba sobre los “extremos terroristas”, comprehendi que uno puede nacer tres veces en la vida.

El primero es el nacimiento biológico. El mio fue el 16 de septiembre de 1980. Vi por primera vez la luz de este mundo en una pequeña ciudad colombiana llamada Pereira. Nací en una casa y según la historia que me han contado, fui recibido por mi tía Chila. A mi parecer, la más bondadosa de las mujeres de la Tribu Familiar Becerra Escobar, o por lo menos de la que tengo los mas gratos recuerdos; aunque tampoco me olvido de mi otra tía: Ofelia, quien en varias ocasiones me brindó una calida acogida en su finca, una agradable tierra a las afueras de Pereira, que yo solia visitar en mis salidas de fin de semana del internado de la Escuela de Trabajo la Linda en Manizales.

Escuela de Trabajo la Linda / Manizales

La Tía Cecilia alias Chila.

El 1ro de junio de 1993 emprendí mi viaje hacia el nacimiento psicológico. Esta vez no fueron nueve meses de gestación, tardé casi 13 años caminando hacia mi Luz. En efecto, el 28 de enero de 2006 encontré a la mujer que se convirtió en mi mayor fuente de Amor.

Hoy, cuando me estoy acercando a los 33 años, comprehendo que me fui de casa a los 12 años porque tenia hambre de Amor, y también comprehendo que 13 años después tuve la fortuna de encontrar lo que Sali a cazar: el Amor de una Tribu Familiar, mi Neofamilia: el inmenso Amor de Luz Adriana (mi pareja) de Dante y Orianna (mis hijos). Fundar una familia, ese es el nacimiento psicológico.

Con nuestro tutor y maestro Miguel De Zubiria

Con nuestro tutor y maestro Miguel De Zubiria

Justo en este instante recuerdo nítidamente algo que aprehendi de nuestro tutor Miguel De Zubiria: “Formar una familia constituye la mayor, mas sofisticada y delicada tarea que enfrentan un hombre y una mujer en su vida.”

Cuanta razón tienes Miguel. Es la mas sofisticada y delicada tarea de la existencia y como toda tarea, necesita aprehenderse. Paradojicamente, vivimos en una sociedad cuyo sistema educativo no nos prepara para esta tarea de formar una familia, de elegir una pareja, de profundizar el vinculo, de desconflictuarlo, en pocas palabras, de amar y dejarse amar.

Luz Adriana y Andrés

Cuando llegué a Luz Adriana yo no sabía amar, ni mucho menos dejarme amar. No tenia siquiera una mediana noción de lo que esto realmente significa. Por eso es que mi unión a ella representa mi nacimiento psicológico, por eso es que nuestra relación tuvo las complicaciones que tuvo después de transitada la etapa de los gozosos, inevitablemente llegaron los dolorosos, salió a flote toda esa carencia afectiva que cargaba en mis hombros. Ambos fuimos victimas de la fuerza de esos instintos y genes que me fueron legados, por eso hubo traición, engaños, infidelidades, mentiras de mi parte, por eso estuve a punto de engrosar las filas de los padres irresponsables, por eso estuve a punto de ser un esclavo eterno de mi pipí.

La Tribu Familiar Tirado Paz

La Tribu Familiar Velandia Tirado

¿Qué me salvo? Tengo perfectamente claro que fueron dos cosas. En primer lugar, el Sentido de Comunidad que me brindaron Luz Adriana y su Tribu Familiar. Y en segundo lugar, la Estructura proporcionada por la Formación Afectiva. Ambas cosas se empezaron a configurar en el año 2008. Este hermoso año la vida me hizo dos preciosos regalos: en mayo quedamos embarazados de Orianna y en septiembre llegó a mi existencia la Formación Afectiva, gracias a un diplomado sobre “inteligencia emocional” que tomé en la Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Sin saberlo todavía, con ese diplomado se empezaba a gestar lo que sería mi nacimiento sociocultural; 4 años después.

Un nacimiento biológico es posible gracias a la unión entre una hembra y un macho. Un nacimiento psicológico es posible gracias a la unión entre una mujer y un  hombre que deciden formar una familia y construir una Tribu Familiar alimentada de genuino Amor. Y un nacimiento sociocultural es posible gracias a la unión de una profunda experiencia vital y una reveladora experiencia conceptual.

Siento que la experiencia vital es el terreno y la experiencia conceptual son las semillas que depositamos en ese terreno, de modo que bien cultivadas y pacientemente trabajadas, terreno y semillas se fusionan para dar sus frutos, en esta oportunidad, un nacimiento sociocultural; una Vocación, un Oficio. En mi caso, el Oficio de la Formación Afectiva. Según esto, nací, he vivido lo que he vivido y he aprehendido lo que he aprehendido para SER un Formador Afectivo.

El tema central de mi experiencia vital es la familia. Lo que soy está definitivamente marcado por mis circunstancias familiares. Es en este territorio de mi Mundo Afectivo donde están presentes con mayor claridad el caos y la armonía. Hasta mis 25 años, momento en que me encuentro con Luz Adriana, mi vida familiar fue caotica y a partir de este providencial cruce de caminos, mi vida Neofamiliar me ha permitido experimentar la armonía. Por eso soy lo que soy: un Formador Afectivo, porque la Vida me puso a experimentar las dos caras de la moneda; cuando eso sucede y uno se da cuenta, es porque ha descubierto la misión de su vida, el propósito de su existencia.

Mi Familia de Origen

Mi Familia de Origen

Al nacer, mis padres biológicos (Ines y Eduardo) me bautizaron como Eduardo Andrés Granada Becerra. En el internado y en la universidad me conocieron como Eduardo, y el martes 7 de agosto de 2012, –después de terminar la lectura del capitulo 15 del libro de Lou Marinoff, donde habla sobre los extremos terroristas y en el que señala como los colombianos hemos padecido una dolorosa experiencia con terroristas tanto de la izquierda política (“guerrilleros”) como de la derecha política (“paramilitares”) dedicados por igual al secuestros, la extorsion, el asesinato  el narcotráfico-, descubrí mi nuevo nombre: en adelante me llamaría Andrés Paz Pareja.

¿Por qué Andrés Paz Pareja?

Porque desde el prisma de la Formación Afectiva, el caos y la violencia social tienen el mismo origen que la armonía y el orden social: la familia, y la primera célula de la familia es la pareja. Donde hay una pareja sana, habrá una familia sana; y donde hay una familia sana habrá una sociedad sana. Esto es justamente lo que hemos aprehendido Luz Adriana y yo.

De modo que la paz empieza en la relación de pareja. Lo cual me permite concluir que el problema social de nuestro país es un problema que tiene su raíz en las relaciones de pareja y si esto es así, entonces, para transformar nuestra sociedad primero tenemos que transformar nuestra vida de pareja y esto significa vivir y convivir en paz con nuestra pareja.

Como cosa curiosa, días después de tomar conciencia de mi nueva identidad, perdí mi cédula.  Pero mas curioso aun es que haya sido durante una sesión de Orientación Afectiva en los relajantes prados del parque Simón Bolívar. Aquel día estaba trabajando con una pareja de padres separados que habían dejado sus diferencias a un lado porque su hijo adolescente había caído en una profunda depresión.

Esta es la hora que no he hecho el tramite de recuperación de mi cédula  de manera que aprovecharé para llevar a cabo el cambio oficial de identidad, para de esta forma poder simbolizar con un acto concreto la metamorfosis que ha operado en mi y con ello poder morir formalmente como Andrés Paz Pareja.

De esta forma entonces ejerzo soberanía sobre mi mismo. No solamente he elegido una nueva personalidad (personalidad formativa), sino también una nueva identidad (Formador Afectivo) y por lo tanto un nuevo nombre (Andrés Paz Pareja).

De esta manera compruebo en carne propia que uno si puede nacer tres veces en la vida:

Mi nacimiento biológico fue el 16 de septiembre de 1980

Mi nacimiento psicológico fue el 28 de enero de 2006

Mi nacimiento sociocultural fue el 7 de agosto de 2012

Tres seres en uno. Un ser biológico alimentado con comida orgánica. Un ser psicológico alimentado con comida afectiva (principalmente Amor) y un ser sociocultural alimentado del servicio a los demás. Amor y Trabajo. Nada mas se necesita para bien vivir.

Nota final

Si llegaste hasta el final de este relato, aprovecho para hacerte una invitación. Todos los sábados a las 2pm en la Biblioteca Virgilio Barco estamos llevando a cabo nuestros ENCUENTROS AFECTIVOS. Este es el espacio que hemos creado con mi esposa Luz Adriana para construir Comunidad, crear nuevos vínculos, aprehender sobre el Mundo Afectivo en especial sobre las Habilidades Afectivas que nos pueden ayudar a tener una mejor relación con nosotros mismos y con los demás. Reflexionaremos, jugaremos, alimentaremos nuestros cuerpos, nuestras mentes y nuestras conciencias.

¿Te apetece?

Andrés Paz Pareja

Formador Afectivo

Comunidad Formativa El Taller

Categorías: ANDRES PAZ PAREJA, LO QUE SOMOS, RELATOS VITALES | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.