Publicaciones etiquetadas con: Necesidades Afectivas

 
 

¿QUÉ NECESITAMOS PARA VIVIR UNA VIDA CON PLENO SENTIDO? (Relato # 14)

NECESIDADES AFECTIVAS 2

Los seres humanos asistimos al encuentro con la vida pletóricos de todo tipo de necesidades. Muchas de ellas artificiales y creadas por la cultura en la que crecemos para calmar la ansiedad por el status. Otras en cambio resultan cruciales para la supervivencia como el alimento, el techo, el abrigo. Y otras resultan determinantes, fundamentales para llevar una Vida con Pleno Sentido, como lo son las Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura y Significado.

La satisfacción adecuada de nuestras Necesidades Afectivas (Comunidad, Estructura, Significado)  nos permite protegernos contra tres crueles y silenciosos virus afectivos que irrumpen cada vez con más fuerza en nuestro Mundo Afectivo;  la Soledad, la Depresión y el Suicidio.

Esta es la primera de doce enseñanzas que  estamos desarrollando en el marco de la Escuela Taller de Formación Afectiva, que abrió nuestra Comunidad Formativa El Taller. Dada su relevancia, ahora queremos compartirlas contigo por este medio de forma básica y breve. Continúa adelante con la lectura y descubre qué necesitamos los seres humanos para que nuestra vida tenga Pleno Sentido. ¡Buen provecho!

¿PARA QUÉ NOS  SIRVE  TENER UN GENUINO SENTIDO DE COMUNIDAD? 

Contar con un auténtico Sentido de Comunidad nos permite obtener por lo menos  cuatro determinantes beneficios para nuestra vida:

  1. Sentirnos más Seguros
  2. Llevar una Vida de Compromiso
  3. Incrementar nuestros Recursos
  4. Combatir la Soledad

La Seguridad que proporciona la Vida en Comunidad nos permite sentirnos acompañados, apoyados, protegidos, aceptados. Vivir en Comunidad Se constituye en la mejor forma de protegernos contra los despiadados depredadores, que buscan la vulnerabilidad del solitario para explotar, parasitar y aniquilar. Asimismo, de la confianza y seguridad que experimentemos en el entorno grupal del que hacemos parte, dependerá en gran medida la confianza y seguridad que lleguemos a tener en nosotros mismos. Y es esta seguridad en nosotros mismos, la que nos dispone para asumir la responsabilidad de llevar una Vida de Compromiso.

El Compromiso para Construir y mantener una Vida Creadora, es un deber que logramos cumplir gracias a la Vida en Comunidad. La influencia que ejerce sobre nuestro comportamiento el grupo, nos obliga a ser coherentes, a comprometernos con nosotros mismos para practicar hábitos que favorezcan el desarrollo de las Habilidades Afectivas, necesarias para tener un satisfactorio desempeño en la interacción con cada uno de nuestros vínculos (pareja, trabajo, crianza, familia, amigos, grupos, sociedad, naturaleza, si mismo) y así,  construir nuestra Autonomía AfectivaIntelectual y Material. Apoyarnos en la Comunidad para llevar una vida Constructiva y Creativa se convierte a su vez, en la mejor estrategia para incrementar nuestros Recursos Vitales.

Tenemos más posibilidades de incrementar nuestros Recursos Vitales, cuando contamos con el apoyo de la Comunidad. Al estar en grupo conocemos personas con afinidad a nuestras creencias, afectos y prácticas,  lo que posibilita  la construcción de nuevos vínculos y experiencias nutritivas (Recursos Afectivos). La interacción permanente con estos vínculos siempre será fuente de nuevos y relevantes conocimientos (Recursos Intelectuales). La profundización  de estos vínculos y las prácticas cooperativas, permiten que se generen ideas y proyectos compartidos, fuente de ingresos económicos (Recursos Materiales). De igual forma, la posibilidad de incrementar nuestros Recursos Vitales gracias a contar con un Sentido de Comunidad, se convierte también en la mejor forma de combatir la Soledad.

La Soledad es un estado en el que nadie quisiera estar voluntariamente. Debido a nuestra naturaleza social necesitamos de la compañía de los demás, de la interacción con los demás para compartir nuestra realidad. Cuando nos hallamos en medio de la Soledad no buscada, la angustia y el desasosiego se apoderan de nuestro sentir. Cuando no logramos satisfacer el deseo natural de mantenernos vinculados afectivamente, caemos fácilmente en la desesperación, en la desolación; por esto, contar con un genuino Sentido de Comunidad se convierte en el mejor antídoto contra la Soledad.

¿PARA QUÉ NOS SIRVE  TENER UNA CLARA ESTRUCTURA DE VIDA? 

Contar con una clara Estructura de Vida nos permite obtener por lo menos  cuatro primordiales beneficios para nuestro diario vivir:

  1. Claridad sobre Qué Hacer.
  2. Claridad sobre Por Qué Hacer algo determinado.
  3. Claridad sobre Cómo Hacer algo determinado.
  4. Evitar la Depresión

Tener claridad acerca de Qué Hacer  para interactuar satisfactoriamente con cada uno de nuestros vínculos (pareja, trabajo, crianza, familia, amigos, grupos, sociedad, naturaleza, si mismo) nos permite salir de la Desorientación Existencial, en la que con frecuencia caemos cuando no tenemos certeza acerca del rumbo que debemos darle a nuestra vida. Un genuino Sentido de Comunidad nos ayuda a Orientar nuestra existencia, mediante una Estructura que nos indica Qué Hacer en cada uno de nuestros roles.

Una vez tenemos claridad acerca de lo que tenemos que hacer, es necesario conocer  el Por qué. Una sólida Estructura nos deja ver claramente el Por Qué debemos hacerlo, esto es, saber con certeza las razones por las cuales un modo de actuar determinado nos va a beneficiar a nosotros y a nuestro entorno. Así surge la motivación intrínseca y la Voluntad necesaria para querer hacer.  Lo que resta es saber  Cómo Hacerlo.

Muchas veces creemos saber Qué tenemos que hacer y Por Qué, sin embargo, nos abstenemos de llevarlo a la práctica porque sencillamente no sabemos Cómo Hacerlo y esto limita nuestro accionar. Para esto sirve la Estructura que nos brinda la Comunidad; para mostrarnos cómo podemos desarrollar los hábitos y las habilidades necesarias que nos permiten salir victoriosos en el juego de la vida. La Comunidad nos enseña Cómo Hacer lo que debemos hacer y ejerce presión sana para que logremos llevar la enseñanza a la práctica. En otras palabras, la Comunidad nos ayuda a Ser.  Esto a su vez, se constituye en una sana forma de evitar la temible Depresión.

El indeseable estado de Depresión que suele surgir cuando nos sentimos impotentes, desesperanzados, preocupados, ansiosos, desorientados  frente a las circunstancias que estamos viviendo; se puede contrarrestar perfectamente cuando contamos con una clara Estructura que nos oriente. Si tenemos claro  Qué Hacer ante una situación determinada, si tenemos clara las razones por las cuales debemos hacerlo, es decir un Por Qué y si tenemos claro Cómo podemos llevarlo a la práctica; necesariamente nuestra existencia se mantiene orientada, podemos vislumbrar claramente el camino a recorrer y esto nos llena de regocijo  y sosiego. Luego entonces, una clara y sólida Estructura se convierte en el mejor antídoto contra la Depresión.

¿PARA QUÉ NOS SIRVE TENER UN SIGNIFICADO DE VIDA?

Tener claro el Significado de nuestra existencia nos permite obtener por lo menos cuatro trascendentales beneficios:

  1. Encontrar el Propósito de nuestra vida
  2. Procurarnos un Aporte Personal
  3. Permitirnos hacer un Aporte Social
  4. Prevenir el Suicidio

Encontrar el Propósito de nuestra vida depende en gran medida de haber logrado comprehender qué significa la vida, qué significa nuestra vida, qué significa vivir, qué significa vivir con Bien-Estar y cómo podemos hacerlo. Una Estructurada Vida en Comunidad nos ayuda a encontrar el Significado real de nuestra vida. Si nuestra vida deja de ser una incógnita desprovista de significado, tenemos la posibilidad de  tomar el control para identificar y elegir el Propósito de nuestra particular existencia. Es decir, conocer el Significado nos permite vivir en pro de un Propósito. Y vivir en pro de un Propósito Vital  nos permite automotivarnos para mejorar el desempeño en  nuestros roles, empezando por los principales de la adultez (pareja, crianza, trabajo). Este es el primer paso para aportarnos a nosotros mismos Bien-Estar, y así, procurarnos un  Aporte Personal.

Nos procuramos un Aporte Personal al mantener encausada nuestra existencia hacia la construcción de vínculos que sean fuente de gratificación y Bien-Estar. Por ejemplo: lograr construir y mantener un saludable vínculo de pareja;  practicar una Crianza Formativa que nos permita construir un satisfactorio vínculo con nuestros hijos; conocernos lo suficiente para tener claro qué nos apasiona, qué es lo que mejor hacemos, identificar nuestro Talento y encontrar la forma de trabajar a partir de nuestro Talento; aprender a elegir acertadamente de quien rodearnos, con quien construir vínculos de amistad; vincularnos a grupos que contribuyan con la construcción de nuestra Autonomía, que alimenten nuestra mente con afectos, creencias y prácticas constructivas, creadoras; mantener una relación satisfactoria con nosotros mismos. Este tipo de Aporte Personal nos beneficia a nosotros y a nuestro entorno, permitiéndonos hacer un Aporte Social.

El Aporte Personal que hacemos al esforzarnos por construir sanos y sólidos vínculos, se convierte a su vez, en el mejor   Aporte Social  que podemos hacer.  De esta forma contribuimos con el Desarrollo Afectivo de nuestra sociedad; construyendo una sana y fructífera relación de pareja, trabajando a partir de nuestro talento, formando hijos  cooperadores, altruistas, con criterio, hábiles para amar y trabajar, talentosos que con su saber y hacer contribuyan con el avance social. Si construimos familias sanas, tendremos una sociedad más apta para vivir y convivir. Bien podría ser esta la forma idónea de hacerle frente a uno de los tantos flagelos que amenazan nuestra tranquilidad el Suicidio.

De la habilidad que logremos desarrollar  para vincularnos afectivamente;  para construir vínculos que sean fuente de satisfacción y Bien-estar, depende el grado de Fortaleza Afectiva que tengamos para sortear los desafíos del diario vivir. Son estos vínculos los que nos acompañan y apoyan para evitar que nuestros afectos y pensamientos se intoxiquen con ideas o acciones autodestructivas, tales como el Suicidio.

En síntesis la Comunidad, la Estructura y el Significado nos proporcionan Pleno Sentido de Vida. Y una Vida con Pleno Sentido no sufre de Soledad porque a aprehendido a construir vínculos que le aportan apoyo y compañía permanente; una Vida con Pleno Sentido no sufre de Depresión  porque cuenta con una clara Estructura que le permite saber Qué HacerPor qué Hacer algo determinado y Cómo Hacerlo; una Vida con Pleno Sentido no contempla la posibilidad de extinguirse antes de tiempo porque su vida tiene mucho Significado, porque conoce claramente el Propósito de su existencia, porque su vida es una vida que permite aportar al mejoramiento de si mismo y de su entorno.

Sinceramente esperamos que el contenido aquí compartido te haya sido útil, te haya permitido encontrar respuestas, preguntas, caminos, ideas o algo que le aporte a tu existencia, pues este es nuestro propósito.

Ahora bien, si deseas profundizar, aprehender más sobre este y otros temas relevantes de tu Mundo Afectivo, te contamos que tenemos un espacio dedicado especialmente para esto. Es un espacio para compartir, aprehender y entretenernos mientras nos formamos. Esto lo hacemos porque somos conscientes que estas enseñanzas en el papel suenan y se ven muy bien, no obstante, el desafío está en contar con la Voluntad para llevarlas a la Práctica, sólo así experimentaremos una verdadera transformación personal, familiar, comunitaria y social.

Como ya lo vimos antes, necesitamos de la Comunidad para llevar la enseñanza a la Práctica y este es uno de los propósitos del espacio que denominamos <<ENCUENTROS AFECTIVOS>>. Son todos los sábados a las 2:00 de la tarde  en la Biblioteca Virgilio Barco. Durante dos horas viajaremos al Mundo Afectivo y enriqueceremos nuestra vida con vínculos, conocimiento, y prácticas constructivas. ¡Allí nos vemos! será un verdadero gusto poderte conocer personalmente y compartir contigo. Hasta pronto.

Categorías: CRIANZA FORMATIVA, ENCUENTROS AFECTIVOS, ESCUELA-TALLER DE FORMACIÓN AFECTIVA | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario
 
 

HE RECIBIDO EL LLAMADO DE LA VIDA (Relato # 11)

 ¿Qué significa servirle a la Vida?

El Oficio de la Formación Afectiva me ha permitido comprehender que la Vida está hecha de vínculos. Específicamente Vínculos Afectivos. ¿Y por qué afectivos? Porque estar vivos es sentir los afectos que me producen esos vínculos que forman parte de mi existencia; como presencia como ausencia, como fuente de Bien-Estar o de Mal-Estar.

Vínculos y afectos, esta es la materia prima de la Vida. Están estrechamente relacionados.

La ausencia de vínculos y la ausencia de afectos son sufrimiento y muerte. Es Mal-Estar y fin.

Los vínculos producen afectos y los afectos producen vínculos, o también los rompen.

Los vínculos y afectos están para servirle a la Vida, para hacerla mas agradable. Cuando esto deja de suceder, esos vínculos y esos afectos ya no sirven a la Vida sino a la muerte.

Todo lo anterior para poder entender que significa servirle a la Vida. Hoy 31 de marzo lo he comprehendido, he recibido el llamado de la Vida, nací y he vivido lo que he vivido para servirle a la Vida, para hacer que mi existencia se invierta en la construcción de una obra humana que produzca armonía; primero en mi propia conciencia y luego en la conciencia de mi entorno intimo, personal, interpersonal, grupal, social y humano.

Luz Adriana y AndrésHe recibido el llamado de la Vida para co-crear una Obra Familiar. Soy el afortunado compañero Vital de Luz Adriana Tirado Velandia, una maravillosa mujer que trajo dicha y gozo a mi existencia.

He recibido el llamado de la Vida porque puso en mi camino a una hermosa mujer que me eligió como su pareja. Porque aunque yo la “cacé”, ella me eligió.

098He recibido el llamado de  la Vida porque con mi pareja hemos fundado un clan familiar. Antes éramos Luz Adriana y Andrés, cada uno caminando por su lado. Después, un día nos encontramos y nunca más volvimos a separarnos. Tres años después de ese encuentro llegó a nuestras vidas Orianna, ahí ya éramos tres. Pero aun faltaba un personaje más de esta obra: Dante, el inquieto Dante se sumó al clan 2 años después de la llegada de Orianna. Este clan familiar nació siendo Granada Tirado y ahora es Tirado Paz. Se unió desde el principio a la Tribu Tirado Velandia, es decir, a Imelda y Silvino, Marleny y Patito, Sander y Damian.

TRIBU1He recibido el llamado de la Vida porque he sido adoptado por esta Tribu Familiar. Porque esta Tribu suplió lo que la Vida en mi infancia, adolescencia y temprana juventud me negó: una autentica Tribu Familiar, fuente de pleno Bien-Estar. Una Tribu que ha satisfecho con creces mis Necesidades Afectivas de Comunidad, Estructura y Significado Vital.

He recibido el llamado de la Vida porque con esta Tribu aprehendi a vivir en Familia. Aprehendí a liberarme de la tiranía de mis genes, el yugo de mis hábitos negativos y las cadenas de mis memes destructivos. Experimentar este delicioso sentido de Comunidad y el poder sobre mi propia vida que da tener una solida Estructura, es lo que le ha dado Significado a mi existencia.

He recibido el llamado por la Vida porque he descubierto mi Vocación.  La Formación Afectiva es un Oficio que la Vida ha puesto en mi camino para edificar con Luz Adriana una Comunidad Formativa. Hemos comprehendido que nuestra misión es Formar Formadores Afectivos para trabajar juntos por una Causa: la erradicación de la Pobreza Afectiva originada por el Analfabetismo Afectivo.

Esta es nuestra manera de aportarle a la sociedad y por lo tanto, de aceptar el llamado de la Vida. Creemos que el deterioro social de nuestro país tiene su origen en el deterioro familiar. Todas las crisis de una sociedad nacen y se solucionan en la familia. La crisis carcelaria, la violencia escolar, el narcotráfico, las adicciones, la prostitución, la delincuencia juvenil, el crimen organizado, las bandas criminales, los grupos armados, la corrupción política y la violencia intrafamiliar, son la evidencia palpable de nuestra Pobreza Afectiva como país.

Todos estos males tienen una solución. Para nosotros la Formación Afectiva actúa como cura y sobre todo como Vacuna.

Quienes miran el mundo con una lupa teológica sostienen que Dios les habla y yo les creo, porque yo experimento la misma sensación. Con la diferencia que yo no miro el mundo humano con la lupa teológica sino psicológica y  más específicamente, con una lupa afectiva. Con esta lupa no es Dios quien nos habla sino la Vida. Por eso es que digo que he recibido un llamado de la Vida. Las diferencias son de conciencia, pensamiento y lenguaje, pero la realidad es la misma, cambia el observador y sus herramientas, no la realidad.

Por eso es que mi lenguaje no es teológico sino psicológico. Mi pensamiento no es teológico, es psicológico. Mi conciencia no es teológica, es psicológica.

Por todo lo anterior puedo decir que he recibido el llamado de la Vida. Y lo acepto, porque esto es lo que significa servirle a la Vida.

Y lo acepto con fe en la Vida porque me asiste una convicción: quien le sirve a la Vida es recompensado por ésta.

Quien le sirve a la Vida, cosecha los frutos mas nutritivos que alimentan la existencia humana:

El Amor y el Trabajo.

Nada más se necesita para Vivir.

Nada más necesito.

Categorías: ANDRES PAZ PAREJA | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios
 
 

¿TE GUSTARIA UNIRTE A LA CAUSA DE LA FORMACIÓN AFECTIVA? (Relato # 8)

 SISTEMA DE FORMACION AFECTIVA

Somos Luz Adriana Tirado Velandia y Andrés Paz Pareja, hace 7 años nuestros caminos se cruzaron para Trabajar Juntos en la construcción de nuestra relación de pareja, la crianza de nuestros hijos y la Causa de la Formación Afectiva.

TRIBU1Para llevar a cabo las dos primeras tareas hemos contado con el apoyo de nuestra Tribu Familiar; Imelda y Silvino (padres, abuelos y suegros), Patricia y Marleny (hermanas, cuñadas y tias), Sander y Damian (Sobrinos y primos). Ellos, nos han ayudado en la construcción de nuestra relación de pareja y en la crianza de Orianna y Dante. Gracias a este inmenso apoyo hemos podido concebir las Enseñanzas de la Formación Afectiva y con ellas, el Oficio del Formador Afectivo.

Las Enseñanzas, más el Oficio, nos están proporcionando los dos tesoros más grandes que un Ser Humano puede  a  lo largo de su existencia disfrutar: Amor y Trabajo.

Si te unes a la Causa de la Formación Afectiva, Amor y Trabajo es lo que obtendrás.

Con Amor y Trabajo te ayudarás a ti mismo, evolucionaras como Ser Humano.

Con Amor y Trabajo le ayudaras a tu Pareja, crecerán los dos.

Con Amor y Trabajo le ayudaras a tu Tribu Familiar, crearas una sana atmósfera afectiva.

Con Amor y Trabajo le ayudaras a tu Comunidad, llevarás Bien-Estar a tu entorno social.

Con Amor y Trabajo le ayudaras a tu Sociedad, aportarás en la construcción de Instituciones Formativas.

Con Amor y Trabajo le ayudaras a la Humanidad, pues encarnaras Modelos Formativos que en cualquier parte del mundo podrán imitar.

Si te unes a la Causa de la Formación Afectiva cosecharás Amor y Trabajo porque:

1. Comprehenderás tu Vida Afectiva. Aprehenderas a Sentir, Pensar y Actuar de una forma que te puede ayudar a que el Amor y el Trabajo siempre estén presentes.

2. Desarrollaras las Habilidades Afectivas necesarias para iniciar, profundizar y desconflictuar los Vínculos Afectivos que son tu fuente de Amor y Trabajo.

3. Aprehenderás a interactuar en cada uno de los Escenarios de tu vida, y por lo tanto, establecerás vínculos más sanos.

4. Aprehenderás a construir una solida personalidad que te hará sentir orgulloso de ti mismo y por lo tanto, incrementará tu Amor propio. En otras palabras, tendrás una solida Autoestima.

5. Aprehenderás a desarrollar una Estrategia de Vida que te permita acceder a los Recursos Vitales necesarios con los cuales satisfacer equilibradamente tus Necesidades Afectivas.

6. Aprehenderás a prevenir y resolver mas eficazmente tus Conflictos Afectivos.

7. Aprehenderás a evitar que los mal-estares propios de la existencia se te vuelvan crónicos y por tanto, fuentes de sufrimiento.

8. Aprehenderás a construir tu Autonomía Afectiva, Intelectual y Material.

9. Tendrás el Poder sobre tu propia existencia. Una recompensa que solo le es conferida a quienes se conocen, valoran, administran y gobiernan a si mismos.

Con todos estos aprehendizajes podrás cosechar el fruto del Bien-Estar. Esto es, Amor y Trabajo equilibradamente.

Si te has identificado con esta propuesta que te estamos haciendo, entonces a lo mejor te estés preguntando… ¿Y que necesito hacer para unirme a la Causa de la Formación Afectiva?

Bien, para unirte a esta Causa solo necesitas tres cosas:

  1. Voluntad (Querer)
  2. Conocimiento (Saber)
  3. Practica (Saber-Hacer)

La Voluntad esta en ti. Es la fuerza de tu determinación. Como dice Lou Morinoff, tu serás lo que disponga tu Voluntad.

El Conocimiento está en las Enseñanzas de la Formación Afectiva. Estas las puedes empezar a adquirir todos los sábados a las 2pm en la biblioteca Virgilio Barco.

Y la Practica está en la Comunidad Formativa El Taller. El paso previo para ingresar a la Comunidad, unirte a la Causa y trabajar como Formador Afectivo, está en la Escuela-Taller de Formadores Afectivos. En ella comprehenderas porque la Formación Afectiva es una Forma de Vida integral que tiene la bondad de no separar la Vida del Trabajo, porque nuestro trabajo es la vida misma. Las sesiones de la Escuela-Taller son todos los sábados a las 9:00 am en la biblioteca Virgilio Barco.

Si requieres mas información nos puedes escribir al correo formadoresafectivos@gmail.com. También puedes unirte a nuestro grupo en Facebook.

También podrás seguir pendiente del blog, suscribirte y recibir todos los relatos donde te mostraremos los beneficios de esta Forma de Vida.

Categorías: CAUSA, CONVOCATORIAS | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios
 
 

SISTEMA DE FORMACIÓN AFECTIVA PARA APREHENDER A VIVIR Y CONVIVIR CON BIEN-ESTAR (Relato # 6)

SISTEMA DE FORMACION AFECTIVA 

La Formación Afectiva nos permite Aprehender a Vivir y Convivir con Bien-estar. Esta no es solo una tesis que se puede demostrar con sólidos argumentos teóricos, la fuerza de su validez se sustenta sobre todo en hechos vitales. En una palabra: en la práctica.

Los argumentos teóricos para demostrar que la Formación Afectiva nos permite Aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar, provienen de fértiles campos que el ser humano ha cultivado desde que empezó a tomar conciencia de sí mismo y a dejar huella de su existencia, de su capacidad de reflexión. La arqueología de la mente, por ejemplo, nos ha arrojado muchas pistas al respecto.[1]

Pero la arqueología de la mente es apenas una parcela de ese inmenso terreno científico, que junto con la biología, la psicología, la sociología, la antropología y la sociobiologia, nos aporta argumentos profundos para comprehender y demostrar la validez de nuestra convicción.

Por fortuna, no solo en el terreno científico encontramos respuestas, también hay otros terrenos más antiguos, pero no por ello menos profundos e incluso reveladores: la filosofía, el arte, la religión, la mitología, la política, la economía, la geometría, la pedagogía, la tecnología, y sobre todo la ética.

De todos estos terrenos, ardua y pacientemente trabajados por la especie humana, se pueden cosechar valiosos y nutritivos frutos para alimentar un Sistema de Formación Afectiva que nos permita Aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar.

Sin embargo, no basta con los argumentos teóricos,  ¿qué nos ganamos con construir una bella teoría si no somos capaces de vivirla, de encarnarla? Un Sistema de de Formación Afectiva para Aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar, también se alimenta de la Practica, con los hechos reflejados en nuestra propia vida. Estos quizá, sean los argumentos mas poderosos para comprobar que la Formación Afectiva cumple con su propósito.

No obstante la fuerza de los hechos, creemos que teoría y práctica van de la mano, se alimentan mutuamente. De hecho, pensamos que la teoría son las herramientas y la practica son los terrenos donde se utilizaran esas herramientas. En este caso, la Formación Afectiva es la herramienta para Aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar en cada uno de los terrenos de la existencia humana.

Así las cosas, a continuación te presentamos –querido explorador- las enseñanzas de la Formación Afectiva; acto seguido te presentamos los terrenos en los que podrás utilizar estas herramientas y por ultimo, la forma como se deben utilizar estas herramientas, es decir, la actitud que debemos asumir para obtener los frutos de Aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar.

Las siguientes son las Enseñanzas de la Formación Afectiva:

  1. Afectos, Pensamientos y Acciones
  2. Habilidades Afectivas
  3. Escenarios de Interacción Vital
  4. Personalidad
  5. Estrategia de Vida
  6. Necesidades Afectivas
  7. Recursos Vitales
  8. Conflictos Afectivos
  9. Mal-Estar Afectivo
  10. Autonomía
  11. Poder
  12. Bien-Estar.

Como te has dado cuenta, apenas las hemos mencionado, poco a poco las iremos Encarnando (describiéndote como vivimos cada una de estas enseñanzas en nuestra propia existencia). Mostrando (relatándote a través de historias, cuentos, fabulas, cartas, poemas y metáforas cada una de estas enseñanzas). Explicando (Argumentándote por medio de artículos y ensayos cada una de las nociones, proposiciones, conceptos y teorías que integran estas enseñanzas). Y Aplicando (Interpretándote a la luz de estas enseñanzas los hechos más impactantes y relevantes de nuestra cotidianidad social). También estaremos Convocando a todos aquellos que se quieran unir a esta Causa de la Formación Afectiva. 

Terrenos Vitales

  1. La Vida Personal
  2. La Vida de Pareja
  3. La Vida Familiar (con la Familia de origen y la neofamilia)
  4. La Vida de Trabajo
  5. La Vida en Sociedad
  6. La Vida Grupal
  7. La Vida de Amigos
  8. La Vida con la Naturaleza

Para poder Aprehender a Vivir y Convivir con Bien-Estar en cada uno de estos Terrenos Vitales, es importante cultivar una actitud formativa en cada uno de ellos.

En la Vida Personal se debe cultivar una Personalidad Formativa.

En la Vida Familiar se debe practicar una Crianza Formativa y tener un trato formativo con cada uno de los miembros de la Tribu Familiar.

En la Vida de Trabajo se debe practicar un Trabajo Formativo.

En la Vida Grupal debemos integrarnos a un Grupo Formativo para cultivar amistades formativas.

Y como ciudadanos le debemos apostar a la construcción de una Sociedad Formativa.

Como has podido percatarte, este es un Sistema Teórico-Practico. Nosotros, como Formadores Afectivos que somos, ya lo estamos viviendo; sintiendo, aprehendiendo y practicando. Ahora queremos compartirlo porque somos conscientes que lo que sabemos no nos pertenece. Por eso en este espacio te encontraras sin restricción alguna todas las enseñanzas de Formación Afectiva que vamos produciendo los Formadores Afectivos de la Comunidad Formativa El Taller. Y si las quieres aprehender en vivo y en directo, nos podrás encontrar todos los sábados a las 2pm en la Biblioteca Virgilio Barco.

Este es nuestro punto de partida. La Formación Afectiva es nuestra Causa y puede ser la tuya si así lo deseas. Estamos plenamente confiados que la Formación Afectiva contribuye con la construcción de mejores personalidades, mejores relaciones de pareja, mejores familias, mejores trabajadores, mejores ciudadanos, mejores grupos, y sobre todo, mejores sociedades.

Así lo creemos y así lo vivimos.

Luz Adriana Tirado Velandia y Andrés Paz Pareja

Formadores Afectivos

Comunidad Formativa El Taller


[1] Recomendamos la lectura del libro de Steven Mithen “Arqueologia de la mente” y de Miguel De Zubiria “Cómo funciona la mente: más alla de la psicología cognitiva”

Categorías: ENSEÑANZAS FORMACIÓN AFECTIVA, LO QUE SABEMOS Y APREHENDEREMOS, SISTEMA DE FORMACIÓN AFECTIVA | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios
 
 

SISTEMA DE FORMACIÓN AFECTIVA PARA APREHENDER A VIVIR Y CONVIVIR CON TRANQUILIDAD (Relato # 3)

IDEAS COMO LOS ARBOLES

La parte más triste de la vida no está en el acto de morir, sino en fracasar a la hora de vivir  realmente cuando estamos vivos

Robin Sharman

Del filósofo español José Antonio Marina aprehendimos que pensamos con modelos, los cuales son construcciones mentales para representar la realidad y permitir inferencias.[1] En otras palabras, un modelo es un sistema de pensamiento que nos puede permitir interpretar y representar la realidad.

La Vida Formativa que estamos encarnando y proponiendo está sustentada en lo que Somos, lo que Sabemos y lo que Hacemos. En el relato anterior publicamos una introducción de lo que Somos; una Personalidad Formativa que hemos elegido como el núcleo de nuestra vida. Ahora en este relato procedemos a presentar oficialmente una introducción de lo que Sabemos, que no es otra cosa que la estructuración sistemática de lo que hemos venido aprehendiendo desde que nos metimos de lleno en el estudio del Mundo Afectivo del ser humano.

Para empezar, constatamos un hecho que nos ha resultado inobjetable, Somos Seres Afectivos: Sentimos, y esta experiencia del sentir esta atravesada por dos grandes estares afectivos: el Sufrimiento y la Tranquilidad. Estares que vistos desde otros modelos bien podrían representarse como el infierno y el paraíso. Desde el Modelo Formativo, el vehículo que conduce al paraíso, es decir, a una vida tranquila, es ni más ni menos que la Formación Afectiva.

Comprehender esta realidad es lo que nos ha permitido diseñar un Sistema de Formación Afectiva, justamente para Aprehender a Vivir y Convivir con Tranquilidad. Así las cosas, los componentes de este Sistema son:

  1. Propósito (El Para Qué del Sistema)
  2. Enseñanzas (El Qué del Sistema)
  3. Metodología (El Cómo del Sistema)
  4. Creencias Formativas (El Por Qué del Sistema)

El Propósito de este Sistema es –como su nombre lo indica- Aprehender a Vivir y Convivir con Tranquilidad.

Nos enseñó José Antonio Marina, que en estricto sentido no hace falta aprender a vivir. Vivir es una función espontanea. Un ovulo fecundado inicia un dinamismo biológico que parará hasta la muerte. Ocurre, sin embargo, que el ser humano es un organismo inteligente, que puede elegir distintos modos de vida. Anticipa sucesos, hace planes, toma decisiones, es autor de su propia biografía. En su caso, aprender a vivir significa aprender a vivir bien, lo que implica evidentemente, que también se puede vivir mal.[2]

Dado su maniqueísmo, las nociones de bien y mal no encajan en nuestro Sistema. Como lo señalamos al principio, optamos por hablar de Tranquilidad para reemplazar la noción de “bien” y de Sufrimiento, para reemplazar la noción de “mal”.

En este orden de ideas, a la pregunta “¿Qué es vivir bien?” planteada por José Antonio Marina, nosotros le sobreponemos la pregunta: ¿Qué es Vivir con Tranquilidad? Así las cosas, una “buena vida” como diría Marina, o una Vida Tranquila como decimos nosotros; “consiste en la consecución de tres grandes metas: la Salud, la Felicidad y la Dignidad. Estos tres objetivos parecen muy distintos. Uno es biológico, otro psicológico y el tercero ético. Pero están estrechamente relacionados.[3]

El lazo que une estos objetivos es justamente, un lazo afectivo. Porque la Salud es afectiva, la Felicidad es afectiva y la Dignidad es afectiva. En otras palabras; unas emociones y sentimientos negativos pueden causar enfermedades afectivas que inevitablemente producirán enfermedades físicas. Unas actitudes negativas pueden afectar nuestra Felicidad, por lo tanto nuestro bienestar, nuestra relación con los demás y lógicamente la ampliación de nuestras posibilidades de desarrollo. Y unos valores negativos pueden afectar nuestra Dignidad, en tanto que pueden llevar a la persona a adoptar sistemas de creencias que “limiten la realización de sus propios proyectos de felicidad, o al menos intentarlo”.[4]

A estas alturas ya debe ser evidente  que nuestro Sistema es una continuación teórica y practica de la obra de José Antonio Marina. Por eso es que tenemos como punto de partida su consideración de que aprender a convivir significa “aprender a convivir bien”, que en nuestro caso sería Aprehender a Convivir con Tranquilidad.

Una buena convivencia –señala nuestro Gran Tutor– es la que facilita o promueve la felicidad de los participantes. Lógicamente que en este Sistema adoptamos la definición de Felicidad de Marina, según la cual, es la armoniosa satisfacción de nuestros tres grandes anhelos:

  • El bienestar
  • La vinculación social
  • La ampliación de nuestras posibilidades

Una buena convivencia es (o una convivencia tranquila) aquella que promueve nuestro bienestar, y nos ayuda a ampliar nuestras posibilidades intelectuales, económicas, afectivas y políticas. En una palabra, nos ayuda a progresar. Es una convivencia mala (o convivencia sufrida) aquella que produce miedo, hastío, depresión, violencia. La que desanima, decepciona u obstaculiza el propio progreso. La que establece sistemas de dependencia y dominación.[5]

Una vez esbozado el Propósito, ahora veamos las Enseñanzas puntuales de este Sistema, es decir, lo que debemos aprender para Aprehender a Vivir y Convivir con Tranquilidad.

  1. Afectos, Pensamientos y Acciones.
  2. Habilidades Afectivas.
  3. Escenarios de Interacción Vital.
  4. Personalidad.
  5. Estrategia de Vida.
  6. Necesidades Afectivas.
  7. Recursos Vitales.
  8. Conflictos Afectivos.
  9. Sufrimiento.
  10. Autonomía.
  11. Poder.
  12. Tranquilidad.

La Metodología de este Sistema esta representada por lo que nosotros hemos denominado como los Modelos Formativos, los cuales están sustentados por sus respectivas teorías. La pregunta entonces es ¿Cómo se Aprehende a Vivir y Convivir con Tranquilidad?

En primer lugar, eligiendo y construyendo una Personalidad Formativa.

En segundo lugar, practicando un Emparejamiento Formativo.

En tercer lugar, practicando una Crianza Formativa.

En cuarto lugar, practicando un Trabajo Formativo.

Y en quinto lugar, liderando una Comunidad Formativa.

Con respecto a las teorías que sustentan estos modelos, tenemos:

  • Teoría de la Formación Afectiva
  • Teoría del Yo Formativo
  • Teoría Afectiva del Emparejamiento Humano
  • Teoría Afectiva de la Crianza Humana
  • Teoría Afectiva del Trabajo Humano

El último componente de este Sistema son las Creencias Formativas. Es decir, el Por qué de este Sistema. Por qué sus Propósitos, Por qué sus Enseñanzas, Por qué sus Modelos.

De modo que, como lo señalamos al inicio de este relato, esta fue apenas una somera introducción de lo que Sabemos y Aprehenderemos. En los textos siguientes iremos encarnando, explicando, mostrando y aplicando cada uno de los componentes de este Sistema de Formación Afectiva para Aprehender a Vivir y Convivir con Tranquilidad.

Un Sistema que como bien lo señala José Antonio Marina, es un proyecto abierto. Un proyecto que espera ser alimentado por cada nuevo Formador Afectivo que se una a la Comunidad.  


[1] José Antonio Marina: “Ética para náufragos”. Editorial Anagrama.

[2] Jose Antonio Marina “El aprendizaje de la sabiduría: aprender a vivir y convivir” Editorial Ariel.

[3] Ibidem

[4] Ibidem

[5] Ibidem

Categorías: LO QUE SABEMOS Y APREHENDEREMOS | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios
 
 

HEMOS ELEGIDO UNA PERSONALIDAD FORMATIVA (Relato # 2)

Luz Adriana y Andrés

A pesar de los determinismos biológicos, psicológicos y socioculturales, hemos aprehendido que aun queda un margen para la libre elección. Estudiando nuestra propia vida, identificamos que desde muy pequeños nos resistimos intuitivamente a los determinismos, a los caminos señalados, a los senderos densamente transitados.

Por eso hoy, cuando nuestra existencia nos marca 30 y 32 años en el calendario, siendo conscientes de las personalidades que hemos heredado y aprendido; queremos mediante este escrito ejercer un acto de soberanía sobre nuestras propias vidas. Hemos elegido una Personalidad Formativa.

Somos muy conscientes que de este tipo de personalidad se deriva un modo de actuar especifico e incluso una nueva identidad. Por este motivo, ya estamos en capacidad de empezar a definir lo que Somos y lo que Seremos.

El primer elemento de lo que Somos son nuestros Roles. El segundo nuestros Afectos, y el tercero nuestras Creencias.

Cada uno de los roles que nos plantea esta personalidad que hemos elegido tiene un Afecto constituyente, mas específicamente una Actitud, una Actitud Formativa. Quiere esto decir, que frente a cada uno de sus roles, una Personalidad Formativa asume una Actitud Formativa. La creencia fundamental que sostiene esta postura, es que asumir una Actitud Formativa, es una poderosa Estrategia de Vida para llegar a Ser unos Seres Humanos que actúen predominantemente basados en Principios; que tengan una comprehensión sistemica de Si Mismos y de la Vida; y sobre todo, que sean genuinamente Altruistas. Esto es justamente lo que Seremos, pero para lograrlo hemos comprehendido que debemos establecer unos Proyectos Vitales, unos medios para alcanzar esos fines.

Los Proyectos Vitales están directamente relacionados con los Roles. El primero de ellos es la construcción de un Yo Formativo a partir de nuestra propia biología como hembra y macho humanos; nuestra dimensión psicológica femenina y masculina; y de la construcción sociocultural que encarnamos y proponemos, es decir; una Mujer Formativa y un Hombre Formativo.

Con un Yo Formativo de base, nuestro segundo Proyecto Vital es el Emparejamiento Formativo. La creencia que sostiene este proyecto es que como Pareja, debemos Trabajar Juntos en la satisfacción de nuestras Necesidades Afectivas: biológicas (Sexo y Comunidad), psicológicas (Compañía y Estructura) y socioculturales (Apoyo y Significado).

Creemos que donde hay una Pareja sana habrá una Familia sana, y donde hay una Familia sana habrá una sociedad sana. Por eso nuestro tercer Proyecto Vital es practicar una Crianza Formativa. Como individuos, como Pareja, como Madre y Padre, somos conscientes que la formación de nuestros hijos (Orianna y Dante) está bajo nuestra entera responsabilidad. Por tal motivo, aspiramos a hacer de ellos unos Seres Humanos afectivamente desarrollados, intelectualmente autónomos y expresivamente talentosos.

El cuarto Proyecto Vital es el Trabajo Formativo. Creemos que hay dos tipos de trabajo: el que se hace por Vocación y el que se lleva a cabo por obligación. El primero es para Fluir, el segundo para subsistir. La Formación Afectiva es nuestro trabajo, pero mas que eso es nuestro Oficio, incluso, nuestra Identidad, nuestra Vocación. Nacimos para ser Formadores Afectivos.

De nuestro Oficio como Formadores Afectivos se desprende una inevitable responsabilidad: el Liderazgo Formativo. Este es nuestro quinto Proyecto Vital. Construir una Comunidad Formativa integrada por Formadores Afectivos. Mujeres y Hombres que construyendo una Personalidad Formativa, practicando un Emparejamiento Formativo, una Crianza Formativa, un Trabajo Formativo y liderando una Comunidad Formativa, contribuiremos con la construcción de una Cultura Formativa. Una nueva cultura alimentada por unos nuevos Actores Sociales. Ciudadanos Formativos que comprehendemos la importancia y pertinencia de la Formación Afectiva para aprehender a vivir y convivir con Tranquilidad en un mundo globalizado y multicultural. Un  mundo en el que se requiere mucha sapiencia para evitar caer en los extremos políticos  religiosos, tribales, nacionalistas, sexistas, económicos  educativos, consumistas y guerreristas que están a la orden del día en la época que nos ha tocado existir.

De Ghandi aprehendimos que debemos ser el cambio que deseamos ver en el mundo. Somos Luz Adriana Tirado Velandia y Andrés Paz Pareja y hemos elegido encarnar una Personalidad Formativa para vivir, morir y trascender en una Sociedad Formativa. Una sociedad en la que sean una bella realidad Instituciones Formativas como las Escuela-Taller de Formación Afectiva, los Templos Formativos de Parejas, los Talleres de Formación Humana, las Casa-Taller de Formación Humana, y las Empresas Altruistas.

Categorías: LO QUE SOMOS Y SEREMOS | Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 17 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.